La nieve vuelve a las pistas de esquí aragonesas dos semanas antes de arrancar la temporada

Formigal
photo_camera Este miércoles continuarán las nevadas y la cota bajará hasta los 1.000 metros.

La nieve ha vuelto a llegar a las pistas de esquí del Pirineo aragonés esta semana, con las precipitaciones registradas durante el lunes y el martes y una cota que ha bajado hasta los 1.500 metros, según la Agencia Estatal de Meteorología (Aemet). De nuevo, se han llegado a acumular hasta 10 centímetros en las zonas más altas, donde ya se registra un espesor de hasta los 40 cm en Cerler y los 25 cm en Astún-Candanchú. Una buena noticia para los amantes de la nieve, ya que tan solo quedan dos semanas para que abran las pistas de esquí, si la climatología es óptima para ello.

Desde Formigal, donde se han acumulado unos 4 cm de nieve, se han hecho eco de instantáneas de la nieve cubriendo la estación, haciendo un llamamiento para el arranque de la temporada. “¿Sentís la emoción de la temporada 23-24 que cada vez está más cerca?”, han compartido en su cuenta de X (antigua Twitter). Por otro lado, las webcams de las estaciones de Astún y Candanchú han mostrado durante el lunes y el martes la tormenta de nieve, que cubre de blanco la pista y los telesillas. Cerler también ha querido compartir en sus redes la nevada en la estación.

Se trata de la prolongación de una nieve que ya llegó al Pirineo el pasado mes de octubre, una fecha más pronto de lo habitual. En Huesca el sector hostelero ya se ha mostrado positivo ante estos primeros copos que llenan las estaciones, ya que preparan el suelo para que la nieve se pueda asentar y que este sea óptimo para practicar esquí. Por ello, si continúan las precipitaciones y se incrementa el espesor, todo apunta a que podrán abrir en el puente de la Constitución.

EN ZONAS COMO RESPOMUSO Y GÓRIZ CONTINÚA LA ACUMULACIÓN DE NIEVE

Las precipitaciones han sido moderadas durante esta semana, siendo la madrugada del lunes y durante la jornada del martes cuando las nevadas han sido más intensas. Se han recogido 30 l/m2 en Linza, 17 l/m2 en Canfranc, 12 l/m2 en Lizara, 10 l/m2 en Respomuso (con 9 cm de nieve reciente), 8 l/m2 en Bachimaña (con 2 cm de nieve reciente), 6 l/m2 en Góriz (7 cm de nieve reciente), 6 l/m2 en Hecho y Aragüés del Puerto, también en Panticosa-Casa de Piedra (con 4 cm de nieve reciente) y en Formigal-Sarrios.

Unas lluvias que han ido acompañadas de una bajada de temperaturas. Las mínimas de este martes han sido en Astún-La Raca (-6ºC), Cap de Llauset (-5ºC), Bachimaña y Góriz y Cerler-Cogulla (-4ºC), Respomuso (-2ºC) y Formigal-Sarrios, Panticosa-Petrosos y Torla-El Cebollar (-1ºC). También ha sido protagonista el viento, con rachas intensas de 67 km/h en Torla y 65 km/h en Astún-La Raca.

LAS NEVADAS CONTINUARÁN ESTE MIÉRCOLES Y LA COTA BAJARÁ A 1.000 METROS

Precisamente para este miércoles, la Aemet ha emitido aviso naranja por fuertes vientos en el Pirineo, hasta las 18.00 horas. También continuarán las precipitaciones, que serán más intensas hasta mediodía y la cota de nieve bajará desde los 1.500 metros hasta alrededor de 1.000. A su vez, se espera una jornada muy fría, con descenso térmico y heladas generalizadas, fuertes y persistentes en cotas altas.

Para el jueves y el viernes la previsión es que amainen las lluvias en el Pirineo y que suba la cota de nieve en torno a los 2.000 metros. Sin embargo, las precipitaciones volverán el sábado, aunque serán débiles o localmente moderadas durante la primera mitad del día. Se espera que, durante esta jornada, la cota baje de 1.700 a 1.200 metros. Las heladas serán generalizadas y el viento continuará fuerte en cotas altas con rachas muy fuertes.