La Seguridad Social pierde en enero 231.250 ocupados, el peor dato desde 2020

Las actividades que han registrado los mayores descensos han sido la hostelería, el comercio y las actividades administrativas y servicios auxiliares
ocupados
photo_camera El número de trabajadores en ERTE se ha mantenido en niveles mínimos

La Seguridad Social ha finalizado el mes de enero con 20.604.761 afiliados medios, lo que supone un descenso de 231.250 ocupados (-1,11%) con respecto a diciembre, el peor dato para este mes desde 2020, según los datos publicados este viernes por el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

El descenso de activos de este enero ha sido superior a la caída del mismo mes de hace un año, cuando se destruyeron 215.047 puestos de trabajo. No obstante, el total de ocupados ha sido el dato más alto de afiliación para un mes de enero de toda la serie histórica y, pese al descenso intermensual, España ha sumado en los últimos 12 meses 523.537 cotizantes, un 2,6%.

Además, había al final de enero 9.736.376 mujeres ocupadas, casi 300.000 más que en enero de 2023. Suponen el 47,3% del conjunto de trabajadores.

Por regímenes, el General ha perdido en el primer mes del año 212.942 afiliados en enero, un 1,22% respecto a diciembre, y en variación anual ha ganado 504.952, un 3,02%. En total, este régimen ha registrado 17.218.797 afiliados.

Todas las actividades han perdido afiliados. Las que han registrado los mayores descensos en el mes han sido la hostelería (-46.594, un 3,43%), el comercio (45.093 cotizantes menos y un 1,73%) y las actividades administrativas y servicios auxiliares (-42.552, un 2,98% de descenso).

AUTÓNOMOS

En la misma línea, el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) se ha dejado 16.949 cotizantes en el mes, un 0,51% de reducción, hasta totalizar 3.327.419. En variación anual ha crecido solo un 0,6% y 19.817 afiliados.

En este punto, casi todas las actividades del RETA han perdido autónomos salvo las actividades sanitarias y servicios sociales, que han ganado 106 afiliados (+0,08%); las actividades inmobiliarias con 19 (+0,03%) y el suministro de energía con dos cotizantes (+0,11%).

Entre las demás ramas, las actividades más afectadas han sido el comercio, que ha perdido 5.228 afiliados (-0,71%); la hostelería (-2.695, un 0,85%), y la construcción (-2.037 y un 0,5%).

Por su parte, el Régimen del Mar ha restado 1.344 afiliados en el mes, lo que se ha traducido en un 2,28%. En total, había 57.663 trabajadores en alta en este régimen. En variación anual, ha perdido 1.138 cotizantes (-1,94%).

En paralelo, el del Carbón ha totalizado 882 trabajadores, 14 menos que en diciembre y 94 menos que en enero de 2023.

Por comunidades autónomas, en el mes de enero todas han perdido afiliados. Las que más fueron Andalucía (-43.624), Cataluña (-34.912) y Comunidad Valenciana (-34.572). En términos relativos, Ceuta ha sido la que más ha perdido, con un 2,09%, seguida de Extremadura (1,97%), Melilla (-1,82%) y la citada Comunidad Valenciana (-1,62%).

DATOS DESESTACIONALIZADOS

Por otro lado, la Seguridad Social ha registrado en enero 20.881.293 afiliados en términos desestacionalizados. Es el mejor dato de la serie histórica, después de haber sumado 544.524 trabajadores en el último año y 38.357 en el último mes.

La afiliación ha crecido en cerca de 1,5 millones de trabajadores desde antes de la pandemia, un 7,9%, un dato superior a la de países del entorno en el mismo período, como Francia (+4,8%) o Alemania (+1,3%). También el aumento del empleo ha sido más destacado que en estos países desde el inicio de la guerra de Ucrania, periodo en que en España ha crecido un 5,9%, mientras que en Francia y Alemania se han registrado crecimientos inferiores al 2%.

Ante estas cifras, la ministra de Inclusión, Seguridad social y Migraciones, Elma Saiz, ha señalado en unas declaraciones difundidas a los medios que “cantidad y calidad en la creación de empleo siguen siendo una de las principales características del cambio estructural que se consolida en nuestro mercado laboral. Destaca especialmente este comportamiento entre las mujeres”.

"Hay más mujeres que nunca trabajando y sus bases de cotización crecen más que las de los hombres. De esta forma avanzamos en la reducción de la brecha de género", ha enfatizado Saiz.

En este sentido, el empleo femenino ha crecido cuatro puntos más que el de los hombres en comparación con los datos prepandemia. En concreto, lo ha hecho un 11,7%, frente al 7,6% que ha avanzado la ocupación masculina.

Además, desde el nivel previo a la pandemia, la afiliación a la Seguridad Social de los menores de 30 años se ha incrementado un 14,5%, cinco puntos porcentuales por encima del aumento medio. Este crecimiento se ha acentuado en sectores de alto valor añadido como es el caso de informática y comunicaciones (51%), y actividades profesionales, científicas y técnicas y actividades sanitarias que crecen, respectivamente, 33,3% y 30,9%.

INDEFINIDOS

En cuanto al tipo de contratación, ahora hay casi 3,1 millones de afiliados más (3.051.345) con contrato indefinido que en diciembre de 2021, el último mes antes de la entrada en vigor de la reforma laboral.

Además, en enero, el porcentaje de afiliados con contrato indefinido se ha situado en el 87%, su máximo histórico, creciendo 17 puntos desde la reforma laboral. Así, la tasa de temporalidad se ha situado en mínimos (el 13%). En el caso de los menores de 30 años, la reducción del nivel de temporalidad es más intensa, bajando en 33 puntos porcentuales (del 53% al 20%) respecto al nivel que tenía antes de la reforma.

En el último año, los afiliados con contrato indefinido han subido un 5,3%, por encima del aumento del 4,9% de quienes trabajan a jornada parcial y que los fijos discontinuos (1,7%).

Por otra parte, el número de trabajadores en ERTE se ha mantenido en niveles mínimos, en el entorno de los 11.000, que suponen menos del 0,1% del total de afiliados.

Por último, los ingresos por cotizaciones sociales han registrado hasta noviembre (último mes con datos disponibles) un crecimiento del 10,3%. Si se descuenta el efecto de los ingresos provenientes del Mecanismo de Equidad Intergeneracional (MEI), que se ha empezado a aplicar en enero de 2023 para rellenar la conocida como ‘hucha de las pensiones’, las cotizaciones crecen a un ritmo del 8,3%.