El 43% de las empresas recurre a horas extra de la plantilla ante picos de trabajo

El 30,65% dijo valerse de la contratación de más personal y el 26,19% mencionó que la empresa recurre a personal interno de otras áreas previamente formado como manera de actuación ante estos picos
photo_camera El 30,65% dijo valerse de la contratación de más personal y el 26,19% mencionó que la empresa recurre a personal interno de otras áreas previamente formado como manera de actuación ante estos picos

El 43% de las empresas españolas recurre a horas extras de la plantilla y el 31% a la contratación de más personal ante picos eventuales de carga de trabajo, según el segundo barómetro de Adecco sobre productividad y eficiencia.

El estudio, publicado este martes, revela que el 43,16% de las empresas consultadas por Adecco recurre al uso de horas extra ante los picos eventuales de trabajo. En menor medida, el 30,65% dijo valerse de la contratación de más personal (ya sea mediante contratación directa o con un tercero) y el 26,19% mencionó que la empresa recurre a personal interno de otras áreas previamente formado como manera de actuación ante estos picos.

Con respecto a 2022, el uso de horas extra aumentó en 2,64 puntos porcentuales, mientras que el recurrir a personal interno de otras áreas previamente formado disminuyó en 2,81 puntos. La opción de contratar se mantuvo en términos similares.

Fueron las empresas de menos de 10 empleados y las de 50 a 249 empleados quienes, en mayor proporción que el resto, indicaron que hacen uso de horas extra ante picos eventuales de trabajo. Por sectores, el de la distribución, el energético y la hostelería son los que hacen mayor uso de esta fórmula.

El 'II Barómetro Adecco Outsourcing' sobre productividad y eficiencia también recoge que seis de cada diez empresas (59,49%) sustituyen la ausencia de trabajadores, siendo siempre el 23,49% o solo en ausencias superiores a 15 días el 36%.

Por el contrario, el 40,51% de los encuestados indicaron que su empresa no sustituye a los trabajadores y que solo lo hace en casos excepcionales, porcentaje que aumentó en 2023 con respecto a 2022 en 5,38 puntos.

Por sectores, son Alimentación y Hostelería los que afirman sustituir siempre la ausencia de los trabajadores en mayor medida que el resto.

El director comercial de Adecco Outsourcing, Raúl Cortés, afirmó que “un elemento para destacar es la dificultad que muchas empresas parecen estar experimentando en la gestión de la productividad en situaciones de picos de actividad. En estos casos las organizaciones acuden al incremento de horas extra más que el año pasado, medida que a medio/largo plazo afecta al bienestar de los trabajadores teniendo un efecto negativo sobre los índices de absentismo laboral”.

“De igual manera, ha crecido en más de cinco puntos el número de empresas que no sustituyen al personal que causa baja temporal: un dato igualmente revelador de una cierta cautela de las organizaciones sobre la evolución del negocio, medida de ahorro de costes o cierta desconfianza sobre el nuevo marco contractual fruto de la última reforma laboral”, añadió.

PRODUCTIVIDAD DEL TRABAJO EN REMOTO

El 64,98% de los managers indicó que sus empresas cuentan con herramientas tecnológicas, ya sea para la gestión en remoto del ‘reporting’ y la comunicación (45,32%) como para gestionar únicamente el control de presencia (19,67%, que además se redujo casi cuatro puntos con respecto al año anterior). Por otro lado, el 35,02% declaró que su compañía no cuenta con este tipo de herramientas.

Son las empresas de mayor tamaño y que pertenecen a los sectores de las energéticas, IT y audiovisual y transportes quienes, en mayor medida que el resto, declararon que, en caso de equipos con dispersión geográfica, cuentan con herramientas tecnológicas para gestionar en remoto el ‘reporting’ y la comunicación.

Con el foco puesto exclusivamente en el teletrabajo, más de la mitad de los directivos encuestados cree que la productividad del trabajo en remoto depende (mucho o bastante) del tipo de ocupación (55,32%), que tienen identificadas qué tareas podrían y deberían atenderse preferentemente en formato presencial y cuáles en remoto (54,44%).

Además, consideran que las ocupaciones más idóneas para el teletrabajo tienen el mismo nivel de productividad cuando se hacen en remoto o en presencial (52,38%) y que tienen definido un modelo de medición del rendimiento que permite conocer la productividad de las personas, tanto en formato presencial como en remoto (47,72%).