CaixaBank dispara sus beneficios en 2023 hasta los 4.816 millones de euros

El beneficio de la compañía crece un 53,9% con respecto a 2022
caixabank
photo_camera El Grupo presta servicio a 20,1 millones de clientes

El Grupo CaixaBank obtuvo un beneficio neto atribuido de 4.816 millones de euros en 2023, frente a los 3.129 millones en 2022, lo que supone un incremento del 53,9%. El Grupo, que presta servicio a 20,1 millones de clientes a través de una red de aproximadamente 4.200 oficinas en España y Portugal, supera los 600.000 millones de euros en activos.

El presidente de CaixaBank, José Ignacio Goirigolzarri, ha destacado que “en el año 2023, CaixaBank ha estado muy cerca de sus clientes, empresas y particulares, financiando sus proyectos y gestionando sus ahorros. Todo esto, además, a través de un modelo comercial que apuesta por la inclusión financiera y apoya a los colectivos más vulnerables”.

Goirigolzarri ha recordado que “este modo único de hacer banca permite al Consejo de Administración proponer el pago de un dividendo de 2.890 millones de euros, de los que la mitad revertirán en la sociedad a través de la Fundación “la Caixa” y del FROB”.

En el ejercicio 2023, destaca el aumento de los ingresos core (+31,6%, en el año) hasta alcanzar los 15.137 millones de euros, impulsados por el margen de intereses, que asciende a 10.113 millones de euros (+54,3%) el cual recoge el impacto favorable que el nuevo entorno de tipos ha tenido sobre el negocio bancario, así como la buena gestión efectuada por la red comercial. Esta adecuada evolución compensa el descenso de la partida de comisiones netas (-5,1%). En concreto, las comisiones bancarias recurrentes se reducen un 9,4% en tasa interanual por la eliminación de las comisiones de custodia de depósitos de grandes empresas y por las bonificaciones aplicadas en los programas de fidelización de clientes.

De esta forma, el margen bruto cierra el año 2023 en 14.231 millones, lo que representa un aumento del 28,3% respecto al ejercicio anterior, apoyado por el margen de intereses, el resultado del servicio de seguro (+19,6%) y de las participadas (+26,4%). Por su parte, los gastos de personal y los generales crecen en el año, un 4,7% y un 6,1%, respectivamente.

VOLUMEN DE NEGOCIO EN ASCENSO

CaixaBank ha mantenido durante el año un sólido nivel de actividad. Así, los recursos de clientes ascienden a 630.330 millones de euros a 31 de diciembre, con un crecimiento del 3,1% en el año, lo que supone un aumento de 19.030 millones. En concreto, los recursos en balance ascienden a 463.323 millones de euros y crecen un 1,2% en el ejercicio, por el avance de los seguros de ahorro. El ahorro a plazo supera los 54.700 millones de euros, con un crecimiento del 109,4% en el año impulsado por la remuneración de los depósitos.

En el caso de los activos bajo gestión, se sitúan en 160.827 millones de euros (+8,7% en el año), apoyados por la evolución de los mercados y un volumen relevante de suscripciones de productos de ahorro e inversión. Las suscripciones netas de fondos de inversión, seguros de ahorro y planes de pensiones alcanzan los 5.339 millones de euros, un 34% más respecto a 2022, y la cuota combinada de ahorro a largo plazo y depósitos cierra el año en el 26,2%.

Por el lado del crédito, el saldo de la cartera sana del Grupo se sitúa por encima de los 344.000 millones de euros a 31 de diciembre, con crecimientos en las carteras de empresas y consumo, y contracción en la de vivienda. Respecto a la nueva producción durante el ejercicio, la financiación hipotecaria de la entidad se sitúa en los 9.382 millones de euros, y destaca la positiva evolución en el cuarto trimestre. En consumo, la nueva producción alcanza los 10.325 millones en el conjunto de 2023 y la de empresas llega a los 37.005 millones, ambas también con un mejor comportamiento en la parte final del año.

ATRACTIVA REMUNERACIÓN AL ACCIONISTA

El Consejo de Administración de CaixaBank ha acordado proponer a la Junta General de Accionistas la distribución de un dividendo en efectivo de 0,3919 euros brutos por acción con cargo a los beneficios de 2023, que representa un payout del 60%, a abonar durante el mes de abril, y que supone repartir entre los accionistas un total de 2.890 millones. Este dividendo revierte directamente en la sociedad, dado que alrededor del 50% de la cuantía la ingresarán la Fundación “la Caixa”, que desarrolla su Obra Social, y el Estado, a través del FROB. A ellos se suman los 590.000 pequeños accionistas, que también se verán beneficiados.

Además, el Consejo ha aprobado el plan de dividendos para el ejercicio 2024, que consiste en una distribución en efectivo de entre el 50% y el 60% del beneficio neto consolidado, que se abonaría mediante dos pagos en efectivo: un dividendo a cuenta a abonar durante el mes de noviembre por importe de entre el 30% y el 40% del beneficio neto consolidado correspondiente al primer semestre de 2024, y un dividendo complementario a abonar en abril de 2025, sujeto a la aprobación final por parte de la Junta General de Accionistas. CaixaBank tiene también la intención, previa obtención de la autorización regulatoria, de implementar una nueva recompra de acciones duranteel primer semestre del ejercicio 2024, con el objetivo de acercar la ratio CET1 de diciembre 2023 al 12%.