La autopista ferroviaria Algeciras - Zaragoza entrará en funcionamiento en la segunda mitad de 2025

La puesta en funcionamiento de una red de autopistas ferroviarias, con Zaragoza como "punto neurálgico", supondrá un "cambio de paradigma" en la logística española
autopista-ferroviaria
photo_camera Esta autopista ferroviaria tendría un impacto directo en la reducción de costes y en la emisión de gases contaminantes

La autopista ferroviaria entre Algeciras y Zaragoza comenzará a mover trenes llenos de mercancías en el segundo semestre de 2025. La necesidad de adecuar hasta 61 gálibos y 28 puentes ha retrasado un proyecto que permitirá subir al tren hasta 34 tráileres y, por tanto, sacarlos de la carretera, con importantes ventajas competitivas y ambientales. Actualmente, las obras, la mayoría en túneles del siglo XIX, están en proceso de licitación o ya ejecutándose para llegar a tiempo.

Así lo ha explicado el comisionado del Gobierno de España para el Corredor Atlántico, José Antonio Sebastián, que ha destacado el “cambio de paradigma” que supondrá para la logística española la expansión de las autopistas ferroviarias por todo el país, con Zaragoza como un “punto neurálgico” de estas infraestructuras. “El año pasado pasaron más de 500.000 semitráileres en el estrecho de Gibraltar, y se prevé que en 2025 sean 600.000. Si solamente cogemos el 10% de esos camiones, y los subimos a la autopista ferroviaria, la cuota de ferrocarril aumentaría más de medio punto solo con 60.000”, ha señalado tras participar en una reunión con empresarios del clúster de logística ALIA.

No será la primera autopista ferroviaria del país, aunque el acuerdo entre el Gobierno de Aragón y la Junta de Andalucía en 2017 sí abrió la veda para el desarrollo de estas infraestructuras. La primera vía unirá Madrid y Valencia, ya que, como ha explicado el comisionado, no ha necesitado realizar ninguna obra en su trayecto. Zaragoza contará también con diversas conexiones, como Sevilla o Huelva en el sur, o Tarragona en el Mediterráneo.

No en vano, esta autopista ferroviaria tendría un impacto directo en la reducción de costes y en la emisión de gases contaminantes, así como en la siniestralidad en las carreteras al reducir el número de camiones que por ella transitarían. “Ante la falta de transportistas, y estamos hablando siempre de intermodalidad, es un cambio de paradigma. 34 semirremolques serían 34 conductores que no suben y bajan. Si llegas a Zaragoza en tren desde Algeciras, se ha hecho el tramo de Marruecos, el mar, la autopista y continuará por carretera. Evitaremos centenares de toneladas y hemos facilitado transporte intermodal”, ha afirmado.

EL CANFRANC Y LA TCP, BLOQUEADAS EN FRANCIA

Mientras, con Zaragoza con gran nudo logístico del sur de Europa, Aragón pelea por contar con, al menos, una conexión transfronteriza con Francia a través del Pirineo oscense, ya sea por el Canfranc o con la Travesía Central Pirenaica, pero la falta de colaboración del Gobierno francés ralentiza la disponibilidad de estas conexiones. “Mientras España está intentando terminar sus conexiones transfronterizas en Irún o Portbou en 2030, el Gobierno francés lleva esta terminación en 2042. El Gobierno de España está haciendo una presión muy importante porque queremos mayor reciprocidad en el lado francés. La TCP no consta en reglamentos comunitarios”, ha expuesto el comisionado para el Corredor Atlántico.

Una cuestión similar sucede con el Canfranc, con el Gobierno de España avanzando en los trabajos para actualizar la conexión a la estación pirenaica, pero sin “reciprocidad” por el Ejecutivo francés. “El Gobierno de España ha renovado completamente la línea del Canfranc, pero cuando es una línea transfronteriza, debe haber reciprocidad. No la estamos teniendo ni en las otras conexiones que ya son una realidad”, ha añadido José Antonio Sebastián.