Contundente victoria del Full Energía Zaragoza contra el Levante (9-5)

El Full Energía Zaragoza supo aguantar hasta el final. Fotografía: Pedro Luís Serrano.
photo_camera El Full Energía Zaragoza supo aguantar hasta el final. Fotografía: Pedro Luís Serrano.

El Full Energía Zaragoza se ha recompuesto de la derrota sufrida en la pasada jornada contra el Martorell, imponiéndose por 9-5 al Levante U.D.F.S. en el Pabellón de La Granja. Con este triunfo ostenta en la actualidad la tercera posición.

Salió mejor el Levante que tuvo varias ocasiones claras de marcar cuando aún no se habían cumplido los primeros 60 segundos de juego y, en el minuto cuatro, una jugada por banda era finalizada de tacón por Pedrito para anotar el 0-1. Poco a poco, el Full Energía Zaragoza fue sintiéndose mejor sobre la pista y, en el seis, Manu Franco igualó el encuentro tras una buena acción entre Jorge Tabuenca y Marcos Forga. El propio Manu Franco pudo hacer el 2-1 pero disparó al palo y, después, obligó a Raúl Jiménez a lucirse. Juan Muniesa, que sigue con su idilio con el gol, dio ventaja al Full Energía Zaragoza y Jorge Tabuenca, de falta, estableció el 3-1.

Muniesa se encontró con la madera y Raúl tuvo que emplearse a fondo varias veces. El portero visitante mantenía con vida a los suyos, demostrando por qué solamente han encajado un gol en las primeras jornadas. Entre el 15 y el 18, el Levante daba la vuelta al luminoso con tres dianas de Juanico, dos de ellas de doble penalti. Se recompuso el Full Energía Zaragoza y, antes del descanso, Juan Muniesa controlaba de forma excelente un balón y lo mandaba con precisión al fondo de la red.

En el segundo acto, pocas llegadas en ambas porterías y mucha intensidad sobre la pista. Fran Tabuenca vio la segunda tarjeta amarilla y el Full Energía Zaragoza aguantó en inferioridad sin encajar. Jesús Preciado hizo el 5-4, y seguidamente Juanico empató. La intensidad era máxima y todo estaba por decidir. Juan Muniesa encaró al meta rival, lo regateó y llegaba el 6-5. Jesús Preciado, llegando desde atrás, puso el 7-5. El Levante apostaba por el portero-jugador y los azulones defendían con uñas y dientes, sentenciando con los tantos de Jorge Tabuenca y Marcos Forga.