La "Bóveda para el hombre" 28, en Italia desde 1961, ya forma parte del Iaacc Pablo Serrano

Se trata de una de las piezas más relevantes de Pablo Serrano por su participación en la Bienal de Venecia de 1961 y se podrá ver en el museo de manera permanente
escultura-pablo-serrano
photo_camera La escultura se podrá ver en la segunda planta del Iaacc Pablo Serrano. Foto: Pilar Álvarez

El escultor Pablo Serrano sigue engrosando la colección permanente del museo que lleva su nombre en Zaragoza. Esta vez con su "Bóveda para el hombre número 28" que desde este lunes ya se puede ver en la segunda planta de Instituto Aragonés de Arte y Cultura Contemporáneos junto al resto de piezas de esta serie (hasta 11) de las que ya disponía el museo. Se trata de una pieza especial, pues formó parte de la exposición de Pablo Serrano en la sala central del Pabellón de España de la XXXI Bienal de Venecia de 1962. Hasta ahora, era propiedad de un coleccionista italiano al que el Gobierno de Aragón le compró la pieza en 2023 por un precio de 15.000 euros.

Con sus "Bóvedas para el hombre", Pablo Serrano se consolidó como un artista internacional llevando su obra al MoMA (Museo de Arte Moderno de Nueva York) o a la Bienal de Venecia. De hecho, como antesala a este evento, el escultor turolense hizo una exposición en la galería italiana L'Attico donde presentó y vendió prácticamente todas las piezas de esta serie. "Tuvo un gran éxito de la crítica y del público. De hecho, estuvo casi a punto de ganar la Bienal. La peculiaridad de estas bóvedas es que las presentó y las vendió todas en Italia en 1961 y desde ese momento no habían vuelto a España", ha contado el director del museo, Julio Ramón.

Dentro de la trayectoria de Pablo Serrano, la década de los 70 (donde se enmarcan sus "Bóvedas para el hombre") representan un periodo de intensa creación artística que daría también lugar a otras series como "Lumínicas", "Hombres con puerta", "Hombres-Bóveda" o "Unidades-Yunta". En el caso de las "Bóvedas para el hombre" responden "a una reflexión del artista del hombre con el mundo". "Son piezas en las que Pablo Serrano hablaba de esta relación entre el hombre y el mundo. Es curioso porque presentan una superficie rugosa y rocosa. En esta concretamente se puede ver cómo la pieza asciende, está subida en una peana y no nace del suelo como en otras de la misma serie", ha reconocido Lola Durán, de la Comisión Asesora del Iaacc Pablo Serrano.

Junto a la bóveda se encuentra el álbum-cuaderno de Pablo Serrano donde se pueden ver todas las bóvedas que van para Italia, con anotaciones del propio escultor sobre la venta de las mismas y dos fotografías. Una de ellas responde a la exposición que el artista hizo en la galería italiana L'Attico y la otra de la Bienal de Venecia. Con la incorporación de esta nueva pieza, el museo enriquece su discurso expositivo y pretender acercar al público esa riqueza y fertilidad artística que tuvo la década de los 70 para el escultor aragonés.

"Este museo es una parte fundamental para entender el arte contemporáneo en España y una figura importantísima para ello es Pablo Serrano. Él es el gran protagonista de la modernización de la escultura y este museo se creó gracias a ese legado que él ofreció a Aragón. Pablo Serrano se atreve a crear cosas diferentes, a experimentar con la escultura. Hoy es un día festivo porque tenemos aquí un premio extraordinario como es una pieza exclusiva en la que hemos invertido por el enriquecimiento de este museo. Tenemos que seguir trabajando para fortalecer la colección del museo", ha expresado el director general de Cultura del Gobierno de Aragón, Pedro Olloqui.

La directora honorifica del Iaacc Pablo Serrano, Susana Spadoni, ha agradecido "el magnífico gesto" que es la adquisición de las piezas. "Esta es una obra maravillosa con la que Pablo Serrano estuvo a punto de ganar la Bienal y es un orgullo que esté ya en este museo", ha culminado.