Un constante baile de nombres en el Casademont Zaragoza

Un total de seis salidas, siete contando a Cinciarini, se han producido durante esta temporada.
photo_camera Un total de seis salidas, siete contando a Cinciarini, se han producido durante esta temporada.

La temporada del Casademont está siendo un cambio de cromos eterno y un baile de nombres que parece que nunca se va a acabar. En este curso 2023/24, hasta siete hombres (sin contar a Simanic que sigue siendo jugador del club) se han marchado en plena temporada, contando a Cinciarini, que ha anunciado su marcha este mismo jueves. Leo Meindl, Jordan Morgan, Stefan Jovic, Javi García, Obi Emegano, Jahlil Okafor y el último, el propio Andrea Cinciarini han hecho sus maletas durante la competición.

Debido a estas bajas, el Casademont se rearma como bien puede, intentando moverse en el mercado y así traer las posiciones faltantes en el roster. El último precedente fue McFadden que, en vista de que Emegano salía del club por sus múltiples lesiones, rescindió su contrato con el UCAM Murcia para aterrizar en la capital aragonesa.

Asimismo, Tomasz Gielo llegó en ausencia de Simanic, Yoanki Mencía, quien en principio iba reforzar al equipo hasta salir cedido, se ha hecho con un puesto tras los múltiples huecos en la plantilla. Similar caso a Álex Moreno que se ganó un contrato con el primer equipo tras varias salidas. Otros como Watt fueron oficializados a medidos de septiembre y comenzaron a jugar en octubre, con la intención de compartir minutos con Kravic y Okafor, hoy en día en China.

Todas estas modificaciones han dejado un escenario para el Casademont de inestabilidad e incertidumbre. Demasiados cambios de piezas en un reloj que debe funcionar a la perfección y sin fisuras para competir en una Liga Endesa que es cualquier cosa menos sencilla. Por ello, Fisac ha tenido que improvisar durante un curso que parece más bien una pretemporada eterna con fuego real. Eso sí, los rojillos han dado la cara en las citas solicitadas. El mejor ejemplo fue el último partido liguero ante el UCAM Murcia en el que los de Fisac se adaptaron a lo que pedía el partido para terminar llevándoselo por 82-76, demostrando que no hay excusa que valga y que se competirá con lo que haya.

Más allá de la última salida, la de Cinciarini, al que medios italianos lo sitúan en el VL Pesaro, el equipo seguirá compitiendo como lo ha hecho hasta ahora. Al final, los rojillos han salido del descenso en la Liga Endesa y han vencido su primer compromiso en la segunda ronda de la FIBA Europe Cup. La temporada será larga, pero el único objetivo del club es tratar de que no haya más salidas y trabajar con el mismo grupo de jugadores permanentemente.