Un Casademont lleno de dudas ya piensa en Breogán, rival directo por la permanencia

El duelo se disputará este domingo a partir de las 12.30 horas en terreno gallego. Fotografía: Casademont Zaragoza.
photo_camera El duelo se disputará este domingo a partir de las 12.30 horas en terreno gallego. Fotografía: Casademont Zaragoza.

Poco tiempo para la reflexión tiene el Casademont Zaragoza, que tras perder ante el Kalev/Cramo (71-78) en la FIBA Europe Cup ya piensa en su próximo compromiso liguero, ante el Breogán. Un encuentro marcado en rojo, por la necesidad imperiosa de victoria de los de Fisac y porque el equipo gallego va decimoséptimo, dos puestos por debajo de los rojillos, que ven esta cita como un duelo directo.

Las sensaciones no son buenas, y más tras conocer que Sulejmanovic y Yusta cayeron lesionados de sus tobillos este pasado miércoles en el intrascendente duelo europeo. Por si fuera poco, todo apunta a que Okafor podría irse a China y McFadden, que ha llegado para sustituir a Emegano, todavía tiene que aterrizar en Zaragoza y hacerse al equipo. Demasiadas idas y venidas y excesivos cambios de cromos sumadas a las lesiones dejan a falta de menos de cuatro días para el choque a un Casademont mermado, inseguro y con la sensación de estar en una pretemporada eterna.

Para mayor inri, esta falta de adaptación se ha traducido en unos resultados muy pobres y un juego muy mejorable. Los de Fisac ostentan tres victorias y siete derrotas, habiendo ganado dos partidos de sus últimos cinco choques, ante Joventut (113-83) y frente al Surne Bilbao (77-63). Los tres triunfos los ha conseguido en el Príncipe Felipe y el reto asume un papel mayor al jugar ante un rival directo y buscar romper la racha a domicilio.

De todas formas, los números que ostenta el Río Breogán tampoco son para tirar cohetes. Dos victorias y ocho derrotas en la Liga Endesa son los credenciales de un equipo gallego que no está logrando levantar cabeza y que recibirá a los rojillos en el Pazo Provincial dos Deportes de Lugo, el domingo a partir de las 12.30 horas, con el cuchillo en la boca y con la mayor de las ambiciones. De hecho, el próximo escollo del Casademont, solamente ha logrado vencer al Andorra (63-69) y al Joventut (85-77) a lo largo de estas diez jornadas ligueras.

Por otro lado, el Breogán juega este miércoles (20.30 horas) su cuarto partido de Champions League (tercera competición europea) ante el Hapoel Holon. El Casademont jugó el martes su choque europeo y esto hace que los de Fisac lleguen con un día más de descanso al duelo. Igualmente, este factor no será tan determinante, pues jugar fuera de casa, y más en Galicia, siempre supone un mayor desgaste que jugar en casa. En competición europea, el Breogán registra una victoria y dos derrotas y todavía tiene que jugar dos compromisos programados para diciembre.

Con todo esto el Casademont no debe tener otra cosa en la cabeza que no sea una victoria. Como hándicap a favor tiene que el rival llega algo más desgastado y su mala racha en Liga que le han dejado en un decimoséptimo puesto. Esta fecha podría ser clave para los intereses rojillos, pues vencer y ganar el basket-average es crucial ante los rivales directos. Todavía quedan 24 jornadas y descienden dos equipos, pero ya se empiezan a marcar las fechas que pueden ser trascendentes de aquí al futuro.