El TSJA amplía a un año el tiempo que tiene el Ayuntamiento para licitar el contrato del autobús

La alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, tendrá seis meses más de los previsto en un principio para elaborar los nuevos pliegos, pero sin llegar a los 16 de ampliación que solicitó.
autobús
photo_camera El Ayuntamiento tendrá un año para diseñar el nuevo pliego de condiciones del contrato del bus

El Ayuntamiento de Zaragoza tendrá finalmente un año para diseñar el pliego de condiciones del nuevo contrato del autobús urbano. El Tribunal Superior de Justicia de Aragón (TSJA), ha estimado en parte el recurso de reposición que puso el Consistorio de Zaragoza para pedir más tiempo.

Finalmente, la alcaldesa de Zaragoza, Natalia Chueca, tendrá seis meses más de los previsto en un principio, pero sin llegar a los 16 de ampliación que solicitó. El auto concluye que contra la presente resolución no cabe recurso alguno.

La responsable municipal de Medio Ambiente y Movilidad, Tatiana Gaudes, ha valorado “satisfactoriamente” el auto, dado que estima el recurso que puso el Ayuntamiento: “Se duplica el margen que tenemos para redactar los pliegos de la futura contrata. Es muy razonable porque el juez ha valorado la complejidad técnica y jurídica que implica la redacción de estos pliegos, algo que la oposición se ha dedicado continuamente a cuestionar”.

Gaudes ha explicado que el auto será firme cuando se dicte sentencia y a partir de ahí el Ayuntamiento de Zaragoza tendrá un año para tener el pliego de condiciones listo. El grupo de trabajo que los impulsa se reúne semanalmente y está impulsando la elaboración, ha resaltado Gaudes.

Distinta opinión tiene la portavoz de Zaragoza en Común, Elena Tomás, que considera que la justicia “ha desmontado el argumento de que era necesaria la ampliación para evitar perder los fondos europeos, lo mismo que ZeC ha dicho en comisiones y en plenos”.

Tomás ha explicado que ahora se licitarán unos plazos inferiores a los que en su momento aprobó el Ayuntamiento “y aún así no se perderán los fondos europeos por lo que se demostrará que la prórroga era una excusa para mantener a Avanza al frente del contrato sin licitación.

“La prórroga era solo una excusa para favorecer a Avanza”, ha apostillado Elena Tomás.