¿Qué pasará con el icónico Cubo de la plaza del Pilar de Zaragoza?

La posibilidad de trasladar o reaprovechar el Cubo de la plaza del Pilar se desinfla ya que la estructura del edificio es de hormigón armado, no tiene utilidad actualmente y su traslado supondría un alto coste económico para las arcas municipales
Cubo1
photo_camera El traslado a otra zona de la ciudad supondría un alto coste económico y los técnicos municipales lo desaconsejan

El futuro del edificio del Cubo de la plaza del Pilar está en el aire. El Ayuntamiento de Zaragoza lleva intención de demolerlo para mejorar la perspectiva visual del entorno y de la Basílica. Algunas asociaciones vecinales como la del Arrabal han pedido la reubicación de este equipamiento municipal en el parque del Tío Jorge para devolverle a la vida con nuevas actividades. Una posibilidad que se desinfla, ya que la estructura del edificio es de hormigón armado, no tiene utilidad actualmente y su traslado supondría un alto coste económico para las arcas municipales.

El responsable de Urbanismo, Víctor Serrano, ha explicado que la construcción del Cubo de la plaza del Pilar se ejecutó mediante una estructura de hormigón armado por lo que un posible traslado sería desde el punto de vista técnico bastante difícil.

“Podría desmontarse la fachada de espejos cortina de color negro si bien el coste del desmontaje y montaje posterior probablemente sería más caro que la colocación de otro muro de características similares”, explicó durante la pasada Comisión de Urbanismo. Por lo tanto, añadió, tanto por las condiciones de la edificación como por los elementos que rodean el edificio parece poco aconsejable reubicar el Cubo porque tiene muchas dificultades técnicas.

El concejal Armando Martínez de Vox ha recordado que hay bastantes asociaciones vecinales que se han interesado por tener este edificio. Entre ellos, los vecinos del Arrabal, que proponían que lo reubicaran en el parque del Tío Jorge para realizar distintas actividades.

“El aprovechamiento de ese equipamiento nos parece que sería interesante”, ha sostenido Martínez y ha apuntado que no sería muy complicado trasladarlo o que se dé viabilidad a algunos de sus materiales.

El cubo negro de Turismo abrió en la plaza del Pilar en 1991. Sirvió durante años para disimular la degradada calle de Santiago, que está ahora reformada y tenía como función ser el punto de referencia de los turistas que llegaban a Zaragoza. Una función que cumple desde el 20 de diciembre de 2023 el nuevo Centro de Visitantes, un espacio moderno, accesible y multifuncional situado a escasos metros.