50 años del incendio de Tapicerías Bonafonte: "No sabéis lo que es huir dejando a alguien con vida"

Exposición en el museo del Fuego
photo_camera Se ha inaugurado una exposición en el Museo del Fuego en homenaje a las víctimas

Han pasado 50 años y Emiliano García piensa en el incendio a menudo. "No siempre, pero casi". Incapaz de desprenderse de las llamas, la oscuridad y el miedo de lo ocurrido aquel 11 de diciembre de 1973 en Tapicerías Bonafonte, el negocio familiar ubicado en la calle Rodrigo Rebolledo, el bombero jubilado recuerda, pero no le salen las palabras. "Eso de dejar a una moza con vida allí en una silla…Tengo dos recuerdos muy malos trabajando como bombero y ese es uno de ellos. No saben ustedes lo que es dejar a una persona con vida y tener que huir". Después de eso, Emiliano solo podía llorar este viernes en el Museo del Fuego. Y es que cuando se cumplen 50 años del trágico suceso, el espacio ha organizado una exposición en homenaje a las víctimas, los supervivientes, los familiares y a los bomberos que participaron en el mismo.

Se ha rendido homenaje a las víctimas, supervivientes y bomberos que participaron

23 fueron los trabajadores que murieron a causa de las llamas. Solo hubo cinco supervivientes. Juan Andrea fue uno de ellos y hoy solo podía dar las gracias. Tampoco hacía falta nada más. El incendio de Tapicerías Bonafonte consternó a la sociedad zaragozana y fue uno de los grandes sucesos de la ciudad, sin embargo no tuvo tanta repercusión como el de la discoteca Flying o el del Hotel Corona de Aragón. Por eso, el bombero Raúl Valtueña decidió hace ya tres años bucear e indagar en toda la información sobre el suceso a través de la prensa y la documentación de la época para preparar una exposición que haga recordar y que, sobre todo, sirva como homenaje.

A la exposición se accede a través de una recreación tridimensional de la puerta de la tapicería y 21 fotografías de gran formato, diez paneles explicativos, recortes de periódico y los materiales de protección y escaleras manuales que utilizaban los bomberos en aquella época hacen el resto. "El incendio tuvo unas características muy concretas que hicieron que el de los bomberos fuera un trabajo tremendo", ha explicado Raúl Valtueña, agente del cuerpo de bomberos de Zaragoza y comisario de la exposición.

La fábrica de Tapicerías Bonafante se encontraba en el número 45 de la calle Rebolledo en el barrio de las Fuentes Estaba ubicada en un sótano de unos 1.000 metros cuadrados que solamente tenía una puerta de entrada y salida. Un operario consiguió salir por su propio pie cuando se originó el fuego e inmediatamente después la persiana se bajó dejando la puerta bloqueada. El operario trató de levantarla sin éxito y los bomberos tuvieron que acceder al interior a través de un butrón. Así, consiguieron rescatar a los cinco únicos supervivientes a través de un tragaluz.

En el juicio que tuvo lugar tres años después, en 1976, se dictó que el fuego tenía una causa desconocida aunque numerosos testigos apuntaron hacia un transformador de la compañía eléctrica que se comunicaba con el sótano mediante una rejilla de ventilación. El fuego se originaría a las 8.40 y las llamas se propagaron rápidamente debido al gran volumen de material combustible y a la escasa ventilación. La mayoría de las víctimas tenían entre 18 y 30 años, aunque también fallecieron cinco menores entre los 15 y los 17 años.

Como se puede ver en algunos recortes de la exposición, la opinión pública se puso en contra de los bomberos a raíz de un artículo publicado por Aragón Expres titulado "Con la verdad por delante". En él se afirma que se tardaron más de seis horas en abrir la puerta de la tapicería. La situación llegó a ser tal que durante un tiempo una dotación de la Policía Armada comenzó a acompañar y proteger a los bomberos en su intervención. Otro de los aspectos más interesantes de la exposición es la comparativa de los equipos que llevaban entonces los bomberos y los de la actualidad.

PLACA CONMEMORATIVA

Además de la exposición, que se podrá ver el 18 de marzo, y del documental de Aragón TV ("Sin salida") en el que han participado los Bomberos de Zaragoza, el Ayuntamiento inaugurará el próximo lunes 18 de diciembre un monolito en la calle Rodrigo Rebolledo en homenaje a las víctimas, los supervivientes y las familias.