El nuevo centro de día de El Molino de Quinto dará servicio a 35 usuarios

La instalación cuenta con una amplia cartera de servicios que gestionará la Fundación Rey Ardid
quinto
photo_camera El nuevo centro ha sido financiado por la DPZ con 500.000 euros

El nuevo centro de día de Quinto dará servicio a 35 usuarios y ha sido financiado por la Diputación de Zaragoza con 500.000 euros. El presidente de la DPZ, Juan Antonio Sánchez Quero, ha visitado este viernes el nuevo centro que, en breve, entrará en funcionamiento para dar servicio a las personas mayores de la localidad. El centro cuenta con una amplia cartera de servicios que gestionará la Fundación Rey Ardid. Se prevé que cuando esté a máximo funcionamiento lleguen a trabajar hasta 10 personas. El alcalde de Quinto, Jesús Morales, ha acompañado al presidente de la DPZ en su visita.

El presidente de la DPZ ha destacado que este “equipamiento moderno y necesario va a contribuir a mantener el arraigo de las personas mayores de Quinto con su localidad, una cuestión fundamental para también para sus familiares, que ganan en tranquilidad al tener cerca a sus mayores”.

Sánchez Quero se ha referido a “los proyectos transformadores que se están impulsando en Quinto gracias al empeño y trabajo de su alcalde y con el apoyo siempre de la Diputación de Zaragoza”. “Somos la institución que más respalda a los municipios de la provincia, la administración que más subvenciones y ayudas concede para mejorar los servicios y las infraestructuras de nuestros pueblos”, ha añadido.

Una inversión de 700.000 euros ha hecho posible la remodelación de un edificio municipal en un centro de día para Quinto. La DPZ ha financiado 500.000 euros a través de dos convocatorias del Plan Unificado de Subvenciones, el PLUS, de 2018 y 2019 . Esta inversión ha permitido la rehabilitación de un antiguo molino que ahora ofrece dos plantas y un total de 500 metros cuadrados interiores y 400 exteriores como centro de día.

El centro de día de Quinto es un nuevo servicio que va a poner en marcha el Ayuntamiento de Quinto con el fin de facilitar a las personas mayores de la localidad un lugar de atención geriátrica, en el que poder convivir durante unas horas con otros vecinos o usar algunos de los servicios que allí se van a prestar, como fisioterapia, asistencia geriátrica, terapia ocupacional, talleres, desayuno, comida, merienda así como otros extraordinarios como peluquería, podología y se está barajando el servicio de comida a domicilio para personas mayores.

Durante la visita de hoy ha participado también la directora general de la Fundación Rey Ardid, Maite Albajez, que va a gestionar este centro de día, que está pendiente de un último trámite burocrático autonómico para su apertura al público. En cuanto lo obtenga, el horario de apertura al público será de 09.00 a 18.00, excepto los días festivos.

También han participado en la visita los diputados provinciales Cristina Palacín y Abraham Martínez, así como la diputada autonómica Pilimar Zamora.

IMPULSO DE LA DPZ A OTRAS INFRASESTRUCTURAS

Durante su visita a quinto también se ha visitado el Museo de las Momias, el único de este tipo en España y uno de los pocos que existe en todo el mundo. Ya ha recibido más de 34.000 visitas desde su inauguración en 2018 y se ubica en la antigua mudéjar iglesia de la Asunción, conocida popularmente como El Piquete, cuya remodelación ha financiado también la Diputación de Zaragoza en distintas fases que superan el 1,5 millón de euros en los últimos 15 años a través de los planes de restauración que convoca cada año la institución.

Otro de los puntos que hoy se han conocido in situ para constatar en qué se traduce la ayuda de la DPZ es el palacio renacentista de Quinto, conocido como la casa del agua. Se han invertido 400.000 euros en tres fases, de los que la DPZ ha financiado 80.000 euros en su remodelación.

Además, otra de las obras que están a punto de concluir tras varias fases de actuación es la renovación de tuberías de abastecimiento y saneamiento de una parte de Quinto. Con una inversión de 1,6 millón de euros, de los que la DPZ ha aportado 900.000 euros, se ha permitido la renovación de más de 3 kilómetros de esta red de tuberías situada a ambos lados de la carretera N-232.