La primavera zaragozana llega con narcisos y tulipanes en una decena de parques

El éxito cosechado en el Parque Grande José Antonio Labordeta ha hecho que Zaragoza las extienda por más parques de la ciudad 
floresenparques
photo_camera Las flores se extienden ya por multitud de parques de Zaragoza

A cuatro días del inicio oficial de la primavera, “La ruta de los tulipanes” regresa a su cita con el color en Zaragoza. Prácticamente una docena de parques y zonas verdes se están ya poblando de tulipanes y narcisos que, en unos días, alcanzarán su plenitud.

Después del éxito conseguido en los años anteriores con la plantación de tulipanes y narcisos en el Parque Grande José Antonio Labordeta, el Ayuntamiento decidió extender estas plantaciones espectaculares y vistosas al resto de la ciudad, distribuyéndolas en distintos parques y creando así un recorrido de bulbosas para que todos los barrios disfruten de estas floraciones.

La ruta empieza a estar ya visible en los parques Sedetania, Delicias, La Granja, Glorietas de Goya (Las Fuentes), Parque Bruil, Frente Fluvial, Parque Tío Jorge, Torrero (junto al Centro Cívico), Parque de la Aljafería y Parque Pignatelli, así como en el propio Parque Grande José Antonio Labordeta.

El proyecto plantea incorporar nuevas combinaciones, sumando a los tulipanes y narcisos, presentes en el Parque Grande, otras especies como los crocus, alliums y fresias. Se han preparado combinaciones con tonalidades diferentes, cada una de ellas con dos o más especies para alargar al máximo la floración.

Entre las variedades presentes, a modo de ejemplo, se encuentra Tulipa White Dream, Tulipa Ronaldo, Crocus Pickwick, Crocus Jeanne d'Arc, Tulipa Apricot Emperor o Tulipa Negrita.

FIN AL LETARGO INVERNAL

Las bulbosas son especies, normalmente tuberosas o bulbosas, que se plantan en tierra en otoño y que se desarrollan rápido, para florecer a finales de invierno-principio de primavera; coincidiendo con un momento en el que todavía la mayoría de las especies están saliendo del letargo invernal. Su floración es abundante y llamativa, de manera que aporta un punto ornamental y de atención en el paisaje muy importante.

masfloresenparques
La intención es seguir incorporando especies a las ya existentes 

Tras la floración, que dura unas semanas, se marchitan –tiempo que la planta debe permanecer en el terreno sin tocarse- para que los nutrientes retornen al bulbo (unas 6-8 semanas). Una vez transcurrido este periodo se puede eliminar la hoja y flor marchita y dejar el bulbo para que florezca al año siguiente.

En total hay más de 164.000 bulbos, en una superficie de 1.052 m² aproximadamente. Para ello, las contratas de jardinería del Ayuntamiento, durante el periodo de otoño han preparado los parterres, trabajando la tierra, abonándola, y adecuando el sistema de riego.

Las nuevas combinaciones, parten de una selección muy especial, que garantiza que estos bulbos, si se tratan correctamente, puedan naturalizarse y permanecer en el terreno varios años y por tanto pudiendo florecer anualmente.