Sanciones por escupir o tirar colillas: así será la nueva Ordenanza de Limpieza Viaria en Zaragoza

Con infracciones que se calificarán en leves, graves y muy graves y multas que irán desde los 50 hasta los 3.000 euros
Se prohibirá abandonar cualquier tipo de residuo o ensuciar la vía pública
photo_camera Se prohibirá abandonar cualquier tipo de residuo o ensuciar la vía pública

Con infracciones que se calificarán en leves, graves y muy graves y multas que irán desde los 50 hasta los 3.000 euros. Esta es una de la principales novedades que el Ayuntamiento de Zaragoza ha incorporado en el proyecto de Ordenanza de Limpieza Viaria y Gestión de Residuos Domésticos que podría aprobarse en los próximos meses. Sin embargo, no será la única. El texto renovará la actual ordenanza que data de 1986 y que se había quedado obsoleta en algunos aspectos.

"Esta Ordenanza va a tener dos objetivos. Por un lado, tener la ciudad más limpia y, para ello, se van a elevar las sanciones. Por otro lado, también queremos fomentar e incrementar el reciclaje y la separación de los residuos. Para esto último, la llegada del quinto contenedor también está contemplada", ha explicado la concejal de Servicios Públicos y Movilidad, Natalia Chueca.

Entre las medidas que se incorporan o amplían, se prohibirá abandonar cualquier tipo de residuo o ensuciar la vía pública. También arrojar colillas al suelo, tender ropa o regar plantas produciendo molestias o ensuciando o dar de comer a animales. No se podrá depositar residuos fuera de los contenedores ni tampoco enseres de gran volumen fuera del horario establecido sin haber solicitado la recogida a través del 010.

De igual forma, se prestará especial atención a la presencia de heces, tanto caninas como humanas, en la vía pública. Será obligatorio recoger las cacas de mascotas y limpiar los orines con agua y se sancionará escupir y satisfacer necesidades fisiológicas en la vía pública.

INFRACCIONES Y MULTAS

Las infracciones cometidas serán valoradas y calificadas de leves, graves o muy graves. En todo caso, el procedimiento administrativo quedará supeditado a que, conocida la identidad del sujeto y hechos y fundamentos suficientes, se pueda iniciar un trámite penal. Esto sucedería, por ejemplo, con las quemas de contenedores, realización de actos vandálicos o realización de grafitis en bienes de servicio público o interés cultural.

En función del daño ocasionado y su gravedad, las multas leves irán de los 50 a los 750 euros. En el caso de las multas graves, estas podrían ir desde los 751 hasta los 1.500. Y, por último, las muy graves se sancionarán con multas de entre 1.501 euros hasta los 3.000. Hasta el momento estas alcanzaban, en el peor de los casos, únicamente los 750 euros.

"Por ejemplo, un grafiti si es sobre una obra de arte que forma parte de un Bien de Protección Cultural y además está hecho con un producto que no permite su limpieza con facilidad dañando de forma definitiva sería muy grave. De ahí para abajo. Quiero decir, obviamente, tirar un papel al suelo es muy leve y podría estar en torno a los 50 euros", ha recalcado Chueca.

Por ahora, el Gobierno de Zaragoza ya ha dado su visto bueno y, con ello, se inicia ahora el trámite administrativo hasta su futura aprobación definitiva. En este sentido, si todo va según lo previsto, de aprobarse en pleno, podría entrar en funcionamiento el próximo mes de abril.