La nueva iluminación del Torico abre las puertas al 2008

La nueva iluminación de la plaza del Torico sirve de marco para recibir al 2008. La Asociación de Comerciantes del Centro Histórico y el programa Urban han organizado una fiesta que servirá para dar a conocer las posibilidades lumínicas del suelo de esta plaza. Está previsto brindar por el año nuevo con unas 2.000 copas de cava.

Teruel.- Un espectáculo de luz y sonido en la remodelada plaza del Torico sirve para despedir el año a los turolenses. Por iniciativa de la Sociedad Municipal Urban y de la Asociación de Comerciantes del Centro Histórico, se han organizado en la plaza del Torico un espectáculo para dar la bienvenida a 2008 que finalizará con un brindis multitudinario de cava.

La iniciativa ha surgido de estas dos entidades para aprovechar las posibilidades de iluminación que ofrece el suelo de la plaza, donde minutos antes de las 12 horas tendrá lugar un espectáculo lumínico que permitirá poner en juego todas las posibilidades de la iluminación de la plaza: juegos de colores, ráfagas de luces y otros efectos. Al mismo tiempo sonará música navideña, villancicos y otros temas que acompañen el espectáculo, según ha explicado el responsable de la sociedad Urban, Luis Muñoz.

Sin embargo, las campanadas tendrán que ser difundidas por megafonía ya que el reloj de la plaza del Torico, popularmente conocido como “El reloj de la plaza”, no tiene sonido. No obstante, el mimo será iluminado con un gran foco para que el acto tenga mayor realce.

De la misma manera, aquellos que quieran comer uvas se las tendrán que llevar de casa, ya que no habrá reparto gratuito de las mismas. Por el contrario, sí se servirán unas 2.000 copas de cava.

Ésta es la segunda ocasión que el Ayuntamiento convoca a los turolenses a una fiesta de final de año. La otra ocasión fue en el año 2000 con motivo de la entrada en el segundo milenio y tuvo lugar en la plaza de la Catedral. En aquella ocasión, un espectáculo de música, luz y animación ayudó a entrar a los turolenses en el segundo milenio.

En estos último años, los turolenses se han seguido acercando, de forma minoritaria, hasta la plaza de la Catedral donde un reloj parado a las 22.23 minutos durante años les daba la bienvenida. Cacerolas y otros inventos caseros han servido para recibir los diferentes años nuevos, en los que no ha faltado el cava y otros licores.

En la actualidad, el Obispado, propietario del reloj, ha llegado a un acuerdo con Ibercaja para pagar la reparación del mismo, que estará en unos en los primeros meses del año.

Una vez finalizas las campanadas, los turolenses disponen de varias alternativas de ocio para una noche que se prevé larga. Desde numerosos cotillones en bares, que oscilan entre los 35 y 50 euros, hasta cenas de gala en los mejores restaurantes de la ciudad que rondan los 100 euros.

Los más jóvenes podrán disfrutar de una carpa instalada por Interpeñas en la Glorieta, en la que habrá discomóvil, actuaciones y bolsa de cotillón para las 1.000 primeras personas que lleguen a la fiesta.

Precisamente, la instalación de esta carpa ha sido criticada por la Asociación de Hosteleros de Teruel al considerarla “improcedente y que atenta contra la imagen de la ciudad”.