Una multa de 3.360 euros y 14 meses sin carné por el atropello mortal de Mario Azúa

Ciudad de la justicia
photo_camera El accidente ocurrió el pasado jueves 10 de noviembre.

Más de un año después de que un autobús urbano acabara con la vida de Mario Azúa, el joven de 14 años que sufrió un atropello en el barrio de Casablanca mientras iba en patinete, el conductor ha sido condenado a una multa de 3.360 euros y a 14 meses de retirada de carné. El juicio se ha celebrado este jueves en la capital aragonesa, después de que el accidente se calificara en el auto como delito leve por imprudencia menos leve, lo que exime al acusado de la prisión.

El atropello ocurrió el pasado jueves 10 de noviembre, cuando el joven, que iba sobre su patinete, fallecía al ser arrollado por un autobús urbano de la línea 57 que circulaba por vía Ibérica, girando hacia la calle Argualas. Fue sobre las 18.15 horas de la tarde y el conductor dio negativo en los test de alcohol y drogas realizados tras el suceso.

En este tipo de delitos, de homicidio por imprudencia menos leve, se pueden condenar con la pena de multa de tres a dieciocho meses. Además, si se ha cometido utilizando un vehículo a motor o un ciclomotor, se pude imponer la pena de privación del derecho a conducir también de tres a dieciocho meses, como recoge el Artículo 142 del Código Penal.

LA JUEZA NO OBSERVÓ QUE EL CONDUCTOR INCUMPLIERA LAS NORMAS DE TRÁFICO

Una calificación que dictó la jueza en el auto, ya que “no observó que el conductor incumpliera las normas de tráfico, porque pasó el semáforo en ámbar, y el error fue no percibir al menor con el patinete, lo que hizo que no frenara el vehículo y le arrollara”. Además, “la visión pudo verse dificultada ya que era de noche y el menor portaba ropa oscura sin reflectante o pudo quedar en un ángulo muerto”.

Después de que la familia del joven recurriera al auto, que fue finalmente ratificado, en la vista oral de este jueves se ha llegado a un acuerdo, dictando una sentencia de conformidad.