Siete detenidos por robar multitud de móviles durante el Cipotegato: uno los escondía en una faja

Se han recuperado 34 teléfonos móviles, 2 carteras y 380 euros en efectivo
photo_camera Se han recuperado 34 teléfonos móviles, 2 carteras y 380 euros en efectivo

La Guardia Civil ha detenido a siete personas como presuntas autoras de la sustracción de multitud de teléfonos móviles durante la celebración del “Cipotegato” en Tarazona, que daba inicio a sus fiestas patronales. La rápida actuación de los agentes que componían el dispositivo de seguridad permitió arrestar a los presuntos autores en el transcurso de una hora y media. Uno de ellos portaba una faja ceñida al torso donde ocultaba 14 dispositivos.

El pasado domingo 27 de agosto, con motivo de las referidas fiestas y ante la gran cantidad de personas que se dan cita en la plaza del Ayuntamiento de Tarazona para la celebración del Cipotegato, la Comandancia de la Guardia Civil de Zaragoza estableció un amplio dispositivo de seguridad compuesto por agentes de diferentes especialidades para prestar seguridad durante el evento y atender las incidencias que pudieran surgir.

Sobre las 12.30 horas, sólo media hora después del inicio del “Cipotegato”, comenzaron a acudir al Puesto de la Guardia Civil de Tarazona multitud de personas que comunicaban haber sufrido el hurto de móviles y carteras en las inmediaciones de la plaza del Ayuntamiento. De inmediato, comenzó a obtenerse información sobre los efectos que habían sido sustraídos como de las características físicas de personas que resultaron sospechosas a las víctimas de los hurtos.

Como resultado de la coordinación de los efectivos que componían el dispositivo, tanto de personal uniformado como de paisano que trabajan en la zona, junto con las descripciones aportadas por los perjudicados, se logró localizar y detener en el transcurso de una hora y media, entre las 13.00 y las 14.30 horas, a un total de siete personas presuntas autoras del hurto de multitud de teléfonos móviles y carteras.

PRIMERAS DETENCIONES

Las primeras detenciones se produjeron a las 13.00 horas cuando fueron localizadas dos mujeres y tres hombres en las inmediaciones de un aparcamiento de la localidad. Allí fue identificada una de las sospechosas, que ocupaba un vehículo, y que tras la inspección de los efectos que portaba fueron hallados 5 móviles ocultos en el sujetador y que trataba de introducir en el maletero. Además, en el interior de un bolso se localizaron más de 200 euros en efectivo.

La segunda identificada en un lugar próximo ocultaba otros cinco teléfonos móviles entre sus ropas. Los tres varones, que transitaban por una calle próxima al aparcamiento, al percatarse de la presencia policial trataron de evitar a los agentes al mismo tiempo que uno de los efectivos observó cómo arrojaban diversos objetos al suelo. En dicho momento fueron inmediatamente interceptados, comprobando que los efectos de los que se habían despojado eran seis teléfonos móviles y dos carteras con dinero en su interior y documentación personal. Por todo ello, las cinco personas fueron detenidas y trasladadas al acuartelamiento de Tarazona.

A las 14.30 horas los agentes del dispositivo localizaron a otras dos personas que resultaron sospechosas al observar a uno de ellos colocando algo en la parte de la espalda a su acompañante. Ante estos hechos fueron inmediatamente identificados y registradas sus pertenencias. Uno de ellos portaba una faja ceñida al torso y abrochada con corchetes en cuyo interior había ocultado un total de 14 teléfonos móviles. Ambos varones fueron detenidos.

ACTUARON DE FORMA COORDINADA

A los primeros cinco detenidos, dos mujeres y tres hombres, de nacionalidad peruana y con domicilio en la Comunidad de Madrid, se les imputa delito continuado de hurto y pertenencia a grupo criminal. Actuaron de manera coordinada repartiéndose las funciones para la sustracción de los teléfonos. Unos realizaban el hurto de los efectos al descuido e inmediatamente se los entregaban a otros componentes del grupo para su ocultación y traslado hasta el vehículo donde quedarían guardados.

Los otros dos detenidos, de nacionalidad colombiana y con domicilio en Madrid y Toledo, actuaron de manera coordinada para la sustracción y colocación de los terminales en el interior de la faja que portaba uno de ellos.

A casi la totalidad de los detenidos de edades comprendidas entre los 25 y 44 años, les constaban antecedentes por la comisión de hechos similares en otros puntos de la geografía española. Quedaron a disposición judicial en la mañana de ayer. Se han recuperado 34 teléfonos móviles, 2 carteras y 380 euros en efectivo, y recogido 65 denuncias por hurto (contabilizando las recibidas en Guardia Civil y Policía Local), así como la entrega a sus legítimos propietarios de 20 dispositivos móviles hasta el momento.