OCURRIÓ EN EL BARRIO DE LAS FUENTES, EN ZARAGOZA

A prisión un hombre que se atrincheró en su casa tras agredir a su novia por no contestar al móvil

El agresor tenía en su domicilio de Las Fuentes armas de fuego, cuchillos, machetes, un hacha e incluso una decena de flechas
policia-nacional
photo_camera El Grupo Operativo Especial de Seguridad tuvo que acceder a la fuerza a la vivienda del agresor

La Policía Nacional ha detenido a un hombre de 39 años tras agredir a su pareja y atrincherarse en su domicilio del barrio de Las Fuentes, en Zaragoza, en donde tenía diversas armas de fuego, cuchillos, machetes, un hacha e incluso una decena de flechas. Miembros del Grupo Operativo Especial de Seguridad accedieron al inmueble para reducir al hombre, quien se negaba a colaborar con los agentes actuantes. El juez de instrucción decretó su ingreso inmediato en prisión.

Los hechos tuvieron lugar el pasado domingo, alrededor de las 11.00 horas, cuando un indicativo policial de seguridad ciudadana fue comisionado a una calle del barrio de las Fuentes donde al parecer una mujer había sido agredida por su pareja. El supuesto agresor mandó un mensaje a la víctima sobre las 4.30 horas y acto seguido empezó a llamarla reiteradamente, por lo que decidió apagar el móvil. Sin embargo, a las 10.30 horas, el hombre siguió llamando sin parar al interfono de casa, por lo que la madre de la mujer le pidió que bajara para hablar con él.

Al bajar al portal, el hombre empezó a recriminarle que no hubiese contestado a sus llamadas y que le hubiera apagado el móvil, propinándole dos bofetadas en la cara y arrastrándola del pelo por el rellano del portal, hasta que la madre bajó al portal y el agresor la soltó y se marchó rápidamente del lugar.

Posteriormente, la víctima interpuso la correspondiente denuncia por los malos tratos sufridos, estableciéndose un dispositivo policial para detener al presunto agresor. Fue localizado en el interior de su domicilio, en dónde se atrincheró, presentando en todo momento una actitud agresiva y poco colaboradora, siendo necesaria la presencia del negociador de la Policía Nacional y del Grupo Operativo Especial de Seguridad (GOES) para acceder por la fuerza a la vivienda, a fin de evitar cualquier tipo de acción autolítica, según había advertido a su pareja a través de mensajes y teniendo conocimiento de que podía tener diversas armas en el interior de la casa.

Una vez reducido el detenido, se realizó un registro en su vivienda en el que se intervinieron numerosas armas como una escopeta de cerrojo del calibre 22 y cartuchos sin percutir y varias armas blancas como cuchillos, machetes, un hacha y una decena de flechas.