Entra en casa de su ex, se lleva 1.200 euros y acaba con el actual novio en el calabozo

Furgón de la Policía Nacional
photo_camera La actuación se saldó con varios detenidos

La incursión de un hombre en casa de su ex para llevarse sus pertenencias terminó con varios detenidos. El primero de ellos entró en el domicilio para llevarse sus enseres con otro hombre, entre ellos, según aseguró, una caja fuerte con 1.200 euros. A raíz de ello, se montó una trifulca donde terminó detenida la actual pareja de la víctima por rayar el coche del acusado.

Los primeros detenidos son dos dos hombres, de 35 y 37 años, por ser presuntos autores de un delito de realización arbitraria de propio derecho y de daños, respectivamente. Ocurrió el este martes 11 de julio en el barrio de San José. La Policía Nacional recibió el aviso de que se estaba produciendo un altercado. El motivo era que un joven había acudido al que fue su domicilio para recoger pertenencias tras haber terminado una relación sentimental.

El hombre se había personado en el domicilio acompañado de un familiar de su exnovia con la idea de retirar sus enseres. Además, arrancó una caja fuerte del interior de un armario donde había en torno a 1.200 euros y la depositó en su coche.

La chica acudió entonces al domicilio alertada por su familiar y recriminó que le hubiera sustraído la caja fuerte, ya que según manifestó después, el dinero del interior era exclusivamente de ella. Esa versión es contraria a la aportada por el detenido. En ese instante llegó también al lugar el novio actual de la moradora del piso, quien intentó agredir al ex de su novia, pero varios agentes pudieron evitar la agresión.

Antes, este otro varón, había rayado varias partes del vehículo del otro detenido que se encontraba estacionado a escasos metros del lugar del incidente, por lo que los agentes, tras comprobar los daños ocasionados (varios insultos y ofensas marcados con un objeto contundente sobre la chapa del coche), también procedieron a su detención como presunto autor de un delito de daños intencionados.

Ambos fueron conducidos hasta dependencias policiales, si bien una vez realizadas las gestiones pertinentes, fueron puestos en libertad, no sin antes ser citados para personarse ante el juzgado de instrucción donde serán oídos en declaración.