Detienen a un hombre por violencia de género y le encuentran varias armas y kilos de marihuana

Mesa con marihuana, armas y los efectos encontrados en la casa
photo_camera Los agentes encontraron armas y droga en el registro del domicilio

La Guardia Civil detuvo el pasado sábado a un varón de 37 años en Novillas como presunto autor de un delito de malos tratos en el ámbito familiar hacia su pareja, tenencia ilícita de armas y delito contra la salud pública por tráfico de drogas. Se ha decretado su ingreso en la prisión de Zuera a raíz de lo sucedido.

Los hechos ocurrieron la tarde de este sábado tras una denuncia interpuesta en un puesto de la Guardia Civil en una localidad de la ribera navarra en la que una mujer denunciaba ser víctima de un presunto delito de violencia de género por parte de su pareja y cuya valoración de riesgo dio como resultado “riesgo extremo”. La víctima, que reside de manera habitual en Novillas con familiares suyos, fue acompañada por una patrulla de Guardia Civil desde Navarra a la vecina Mallén, ya en Aragón, para su protección.

Desde el conocimiento de esta denuncia, sobre las 15.00 horas, se estableció un dispositivo para la localización del presunto autor de estos hechos: una persona que podría estar en posesión de armas a pesar de no tener licencia para ello. Por tal motivo, patrullas de seguridad ciudadana de Mallén se trasladaron a Novillas y, tras localizar el vehículo del sospechoso en las inmediaciones de su domicilio, aseguraron el inmueble y esperaron la llegada de refuerzos de Morata y el núcleo de reserva de Casetas, que habían sido activados.

TRATÓ DE ESCAPAR

Nada más llegar el resto de agentes, el sospechoso trató de escapar en ese momento por la parte trasera de la vivienda pero al observar a los efectivos que estaban cercando la misma, regresó al interior para intentar huir por la puerta delantera, momento en el que otro grupo de agentes procedió a su detención durante la que opuso resistencia.

Acto seguido la Guardia Civil accedió al inmueble para asegurarlo y así poder recoger sus pertenencias la víctima posteriormente, una vez que el detenido fuera trasladado a dependencias oficiales. En ese instante los agentes localizaron una escopeta de caza, con cartuchos en recámara, así como un cinturón con munición y un machete de grandes dimensiones.

EL REGISTRO DE LA VIVIENDA

Por tal motivo se solicitó a la autoridad judicial una autorización para poder registrar la vivienda. En el registro, la Guardia Civil comprobó que la casa disponía de cámaras de videovigilancia y que dichas imágenes, que enfocaban a la entrada principal del domicilio, se estaban reproduciendo en un televisor desde el que el detenido habría observado cómo los efectivos llegaban al lugar, motivo que le llevó a tratar de huir por la parte trasera.

Además de la escopeta de caza, que se hallaba municionada y dispuesta para su uso, y del machete y munición encontrada, se localizó un arma tipo fusil de aire comprimido (perdigones), varios botes que contenían hasta casi tres kilos de marihuana, una báscula de precisión, elementos para la distribución de esta sustancia y documentación relacionada con la venta de sustancias estupefacientes al menudeo.

Por todo ello, a este varón de 37 años, de nacionalidad española y al que le constan antecedentes por malos tratos en el ámbito familiar hacia otra víctima, se le imputó delito de malos tratos en ámbito familiar, tenencia ilícita de armas y contra la salud pública por tráfico de drogas. Quedó a disposición judicial durante el día de ayer decretándose su ingreso en el centro penitenciario de Zuera.