Detenidos dos jóvenes reincidentes por robar con violencia patinetes y móviles en el centro de Zaragoza

Entre los dos detenidos, que quedaron en libertad, suman una veintena de antecedentes
patinetes
photo_camera Ambos se acercaban a sus víctimas con cualquier excusa y les arrebatan con violencia sus dispositivos. Foto de archivo

Agentes de la Jefatura Superior de Policía de Aragón han detenido a dos jóvenes de 19 y 20 años como presuntos responsables de dos robos con violencia de patinetes y móviles en el centro de Zaragoza, cometidos en apenas unas horas. Ambos se acercaban a sus víctimas con cualquier excusa y les arrebatan con violencia sus dispositivos.

Los hechos ocurrieron el pasado sábado, sobre las 13.30 horas, en la calle Conde Aranda, cuando dos individuos asaltaron a un joven con la excusa de preguntarle dónde se había hecho el corte de pelo. En ese momento, ambos se acercaron cada vez más y empezaron a manipular el patinete de la víctima, llegando a arrancarle el móvil del brazalete donde lo llevaba e intentando llevarse por la fuerza el vehículo.

Tras un violento forcejeo, finalmente la víctima consiguió zafarse y que no se hicieran con su patinete, refugiándose en el portal de una vivienda cercana desde donde pidió ayuda a su hermano. Este localizó rápidamente a los presuntos autores de los hechos, que seguían en las inmediaciones y llamó a la policía sin perderlos de vista.

Esa patrulla policial había sido requerida unas horas antes en la misma zona, por dos menores que decían haber sufrido el robo con violencia de sus patinetes por parte de dos jóvenes cuya descripción física coincidía plenamente con la de los presuntos autores de este segundo robo, por lo que procedieron a su inmediata detención por ambos hechos delictivos y posterior traslado a dependencias policiales.

En el momento de realizar el cacheo de seguridad los agentes localizaron entre sus pertenencias diversas herramientas, como palanquetas, alicates y una cizalla, que fueron intervenidas para poder realizar las gestiones oportunas, al no justificar los detenidos su procedencia y ante la posibilidad de que pudieran haberlas utilizado para cometer algún tipo de ilícito penal.

Los detenidos, que entre los dos sumaban más de una veintena de antecedentes policiales, fueron puestos horas después a disposición del Juzgado de Instrucción de Guardia, quien decretó su puesta en libertad con cargos tras ser oídos en declaración.