Desmantelan una plantación indoor de marihuana en Miralbueno y detienen a siete personas

La Policía Nacional ha intervenido un total de 21 kilogramos de marihuana procedente de 946 plantas y 1.557 esquejes de planta 
photo_camera Plantación de marihuana en Miralbueno

La última operación contra el narcotráfico en Zaragoza ha concluido con la detención de siete personas, así como con el desmantelamiento de tres plantaciones indoor de marihuana. La Policía Nacional ha intervenido un total de 21 kilogramos de marihuana procedente de 946 plantas y 1.557 esquejes de planta de marihuana, además de toda la infraestructura, maquinaria y útiles necesarios para el cultivo, mantenimiento y recolecta de la droga.

La investigación comenzó en marzo al recibir los agentes un chivatazo de que en el barrio de Miralbueno había una plantación indoor de marihuana. Las primeras investigaciones localizaron la referida finca compuesta de tres grandes edificaciones en una extensión de más de 1500 metros cuadrados.

Gracias a la colaboración con Endesa, los policías comprobaron que existía un consumo eléctrico muy elevado pese a no disponer de un contador que controlase el flujo eléctrico. De esta manera, confirmaron que la acometida de luz se encontraba puenteada hacia el interior de la finca para conseguir energía sin coste, es decir defraudando fluido eléctrico, algo muy habitual en plantaciones indoor de marihuana.

Marihuana2
La acometida de la luz se encontraba puenteada

En el interior había cuatro varones y dos mujeres que realizaban las labores de jardinería y de vigilancia y protección del lugar. La persona que realizaba funciones de vigilancia se valía de un perro de raza potencialmente peligrosa como medida de seguridad ante posibles asaltos o acercamientos al lugar de personas ajenas a la organización.

Tras la pertinente autorización judicial, se procedió a la entrada y registro de la finca, la cual, dadas sus grandes dimensiones y ante la posibilidad que los moradores de la vivienda pudieran extremas las precauciones para evitar su detención o deshacerse de la droga, se requirió al Grupo Operativo Especial de Seguridad (Goes) especializado en misiones de alto riesgo y asalto a viviendas, los cuales fueron apoyados por otros miembros de la Brigada Provincial de Policía Judicial.

Momentos antes de realizar la diligencia de entrada y registro en la vivienda, se detectó la salida de dos personas en una furgoneta desde la finca, por lo que momento después fueron interceptados por los investigadores, los cuales pudieron apreciar cierta actitud de nerviosismo al ser requeridos.

A su vez, los agentes, pudieron comprobar que en la parte trasera del vehículo llevaban elementos de jardinería y desprendía un fuerte olor a marihuana, lo que sumado al hecho de portar una cantidad inusual de dinero en efectivo que uno de ellos trataba de ocultar, provocó su la detención inmediata de ambos.

Sobre estos dos individuos se pudo determinar que uno, de nacionalidad colombiana, se trataba del vigilante y el otro, de nacionalidad española, sería el jefe o encargado de la plantación que había venido ese mismo día desde Barcelona para llevarse parte de la plantación y traer tierra y fertilizantes para una nueva siembra.