Descubierta una macroplantación de marihuana en una granja abandonada en Caspe

Ha sido detenido un joven albanés de 26 años y enviado a prisión, aunque se sigue investigando en busca de más implicados. Fotografía: Guardia Civil.
photo_camera Ha sido detenido un joven albanés de 26 años y enviado a prisión, aunque se sigue investigando en busca de más implicados. Fotografía: Guardia Civil.

El Equipo Roca de la Guardia Civil de Caspe ha localizado una macroplantación indoor de marihuana en una granja abandonada, ubicada en el término municipal caspolino, que albergaba 1.762 plantas de esta sustancia en diferentes estados de crecimiento, además de 60 kilos de picadura de marihuana que se hallaban en el interior de un arcón congelador supuestamente destinados a la producción de hachís de alta calidad mediante el procedimiento ICE-O-LATO. Ha sido detenido un joven albanés de 26 años y enviado a prisión, aunque se sigue investigando en busca de más implicados.

La investigación se inició tras tener conocimiento de la posible existencia de unas plantas de cannabis que se estaban cultivando en el exterior de una granja en desuso ubicada en el término municipal de Caspe. Por tal motivo, agentes del Equipo Roca y Seguridad Ciudadana de la citada población iniciaron una investigación durante la que se consiguió ubicar exactamente tal explotación agrícola y determinar que dicho lugar hacía años que no tenía actividad y que actualmente, a través de comprobación del catastro, figuraba a nombre de una persona extranjera.

El día 14 de noviembre durante una inspección por las inmediaciones de dicho lugar los agentes observaron cómo las naves que componían la explotación agrícola estaban en estado de abandono, existiendo una malla de sombreo en el exterior donde se habrían cultivado plantas de marihuana. Al verificar que todas las puertas de las naves se hallaban abiertas y no localizar a nadie por las instalaciones se inició una verificación de su interior para descartar algún tipo de ilícito.

Durante dicha inspección se comprobó que en el interior de las naves se habían construido diferentes habitáculos con láminas de aislantes térmicos y que estaban destinados al cultivo de marihuana. Dos de estos habitáculos se hallaban con una gran cantidad de plantas de cannabis, divididas por estados de crecimiento y que contaban con todo lo necesario para su cultivo, localizando en ese momento, infraganti, a un varón que realizaba las labores de mantenimiento de la plantación, motivo por el que fue inmediatamente detenido y comprobando en ese instante que no existía nadie más en las instalaciones.

TÉCNICA ICE-O-LATOR

El resto de habitáculos de la instalación estaban destinados, bien al secado de la sustancia, o como lugar de dormitorio, localizando, en el interior de un arcón congelador, varios sacos negros de plástico que contenían picadura de marihuana congelada (con un peso total de 60 kg), y multitud de sacos de hielo. La finalidad de la congelación de la marihuana sería la preparación de hachís de alta calidad mediante la técnica del ICE-O-LATOR, que consiste en la extracción de los tricomas de esta planta que, junto con bloques de hielo, agua a baja temperatura y tamices de diferentes grosores, serían la base para la fabricación del hachís.

GENERADOR INDUSTRIAL DE GASÓLEO OCULTO EN UN ZULO BAJO TIERRA

Durante la inspección de la granja para determinar de dónde se suministraba de electricidad la plantación y comprobar que ésta no había sido tomada de manera fraudulenta de ninguna toma exterior, los agentes localizaron una trampilla que se encontraba en el suelo, ubicada entre las dos naves donde se albergaban las plantas, de la cual salía humo, olor a combustión y calor. Tras su apertura se observó una escalera por la que se accedía a una cavidad subterránea donde se hallaba un generador industrial de gasóleo, similar a los utilizados en muchas poblaciones para su uso cuando hay cortes de suministro de energía y cuya valoración sería de unos 20.000 euros aproximadamente.

Como resultado de este operativo Guardia Civil detuvo a la persona encargada del mantenimiento de esta plantación, tratándose de un albanés de 26 años, en situación irregular en nuestro país, al que se le imputó un presunto delito contra la salud pública por cultivo o elaboración de droga. Quedó a disposición judicial en la mañana de ayer y se decretó su ingreso en el Centro Penitenciario de Zuera.

La Guardia Civil continúa con la investigación con la finalidad de determinar el destino de esta sustancia y la localización de más personas implicadas en estos hechos.