La Zaragoza feminista ruge en una multitudinaria lucha: "Gritamos por lo que os hicieron callar"

La manifestación del 8M ha inundado el centro de Zaragoza de morado a partir de las 19.00 horas
8m-8
photo_camera Miles de voces se han unido esta tarde por una lucha feminista

Gritaban por lo que a sus madres, abuelas y bisabuelas les hicieron callar. Por las que alguna vez tuvieron miedo volviendo a casa de noche. Por las que ya no están y por que las que acaban de llegar crezcan en una sociedad de mujeres libres, valientes, poderosas y despojadas del todo del miedo. Por sus derechos, su libertad, por ellas mismas y sus hermanas en la lucha. Más que gritar, rugían y es que este 8M era el día para hacerlo. Una marea morada ha tomado el centro de Zaragoza a partir de las 19.00 horas demostrando, un año más, lo necesario de una lucha en la que ellos también han tomado partido porque "Zaragoza es feminista o no será".

 

El "ista, ista, ista, Zaragoza feminista" retumbaba anticipando que miles de mujeres estaban a punto de inundarlo todo con sus pancartas, proclamas y ganas de gritarle al mundo que sin ellas, sencillamente todo se para. "Ahora que sí nos ven abajo el patriarcado que va a caer. Aquí estamos las feministas". Los cánticos se mezclaban con el ritmo de los tambores, los aplausos y miles de gargantas que se hacían una en una manifestación cada año más multitudinaria. Ellas lo tenían claro: "Sin nosotras no hay futuro". Y ellos también: "Un hombre de verdad es feminista".

"Somos las herederas de una larga tradición de lucha y resistencia, marcada por mujeres valientes que desafiaron las normas establecidas y sacrificaron sus vidas por un futuro más justo. Su legado vive en cada una de nosotras. La lucha feminista sigue siendo imprescindible mientras haya feminicidios, violencia sexual o discriminación laboral", se ha podido escuchar en el manifiesto de la Coordinadora de Organizaciones Feministas de Zaragoza.

Centenares de mujeres valientes como Pilar se unían en la lucha con sus maridos, amigas, primas o hermanas para clamar por una sociedad en la que "lo único que se busca es la igualdad". "No podemos echar marcha atrás con los derechos conseguidos hace unos años. Las que tenemos una edad hemos visto cómo mi madre tenia que tener permiso de mi padre para sacar dinero del banco, cómo para comprar había que pedir permiso, cómo cuando una mujer era adultera la encerraban en la cárcel y a un hombre no. Tenemos que mantener lo que nos ha costado tanto conseguir".

Haciendo gala de ser la generación de Tik Tok y con estilo "coquette" llevando a la lucha feminista, Ainielle y Paula, de la Asamblea Feminista del IES Clara Campoamor, se convertían en el "grito de las que ya no están" (tal como ponía en sus carteles) en una lucha más que necesaria. "Nos manifestamos por nuestros derechos laborales, sociales y por reivindicar aquello que nos han quitado. Haciendo ruido se consiguen cosas, hay gente en nuestras clases, por ejemplo, que no entiende el feminismo y por eso tenemos que luchar. La igualdad nos afecta a todos y si una parte de la sociedad no tiene derechos esta no sale a flote", contaban las adolescentes.

Más pequeñas aún (entre cinco y ocho años) eran las dos niñas, y el niño, que junto a Paz portaban unos carteles en los que aseguraban que sin ellas no había futuro. "Las niñas tienen que defender sus derechos para ser igual que los niños en cuanto a referentes y progreso. Son la mitad de la población. Sabemos que a los 6 años ellas ya sienten que no pueden llegar a profesiones a las que los niños sí y por eso es importantísimo educarlas en igualdad. Hay que darles referentes reales y visibilidad", explicaba Paz.

Entre gritos de "la calle y la noche también son nuestras", "felices seremos cuando no falte ninguna" o "que toda niña sepa que su voz puede cambiar el mundo", la lucha feminista ha llegado hasta la plaza del Pilar con la sensación de que el año que viene habrá que seguir gritando más y más fuerte.