El único pueblo de Aragón que tiene como patrón al amor

El día de San Valentín, los vecinos de Tobed salen en procesión con el busto del santo y pasan por las diferentes calles de la localidad
san-valentin-tobed
photo_camera Durante la procesión, se colocan hasta cuatro roscones de San Valentín en la peana y después se reparten entre los vecinos

Cada 14 de febrero, los enamorados de alrededor del mundo celebran al amor y le dan las gracias a San Valentín por haber encontrado a esa persona especial. Algunos lo hacen con flores, bombones, cenas o viajes especiales y otros con roscón, moscatel y baile. Y es que los vecinos de la pequeña localidad zaragozana de Tobed celebran ese día además del amor, a su patrón, pues es el único pueblo de Aragón cuyo santo es San Valentín.

tobed-paisaje
Tobed es el único pueblo de Aragón cuyo santo es San Valentín

Desde hace casi 400 años, las reliquias del santo reposan en la iglesia de Santa María de Tobed, declarada Patrimonio Mundial por la Unesco y el 14 de febrero de cada año se veneran. Tal como cuenta la historia, estas llegaron a Tobed en 1638 y fueron los priores del Santo Sepulcro de Calatayud las que las llevaron desde Roma hasta la pequeña localidad. Fue entonces, en el siglo XVII, cuando San Valentín pasó a ser patrón de Tobed.

Así, el día de San Valentín los vecinos salen en procesión con el busto del santo y pasan por las diferentes calles de la localidad hasta llegar a la parroquia de San Pedro donde se oficia una misa y se canta al amor. Después, llega el turno de besar y venerar la reliquia del santo que recoger la Comunidad. Durante la procesión, se colocan hasta cuatro roscones de San Valentín en la peana y después se reparten entre los vecinos con moscatel y la banda de música de la localidad.

En lo alto del cerro y siguiendo el cauce del río Grío, está la ermita y el castillo dedicado a San Valentín. Realmente solo quedan los restos de un pequeño torreón, conocido como El Palomar, la línea de muralla y el edificio de la ermita, construido para honrar al santo, aunque actualmente está en desuso.

tobed-patrimonio-mudejar
Esta localidad zaragozana también destaca por su patrimonio mudéjar

Tobed no fue al único lugar al que llegaron las reliquias de San Valentín, pues una donación del Papa Urbano VIII en ese mismo año hizo que parte del esqueleto del santo fuese a parar a la Colegiata del Santo Sepulcro de Calatayud, donde reposa en una urna de madera.