Las mujeres con discapacidad intelectual son más proclives a recibir agresiones en Aragón

La Unidad de Atención a Víctimas con Discapacidad Intelectual atendió principalmente a mujeres que sufrieron delitos sexuales. Foto: Archivo
photo_camera La Unidad de Atención a Víctimas con Discapacidad Intelectual atendió principalmente a mujeres que sufrieron delitos sexuales. Foto: Archivo

Las mujeres continúan como el blanco habitual de agresiones entre los casos atendidos por la Unidad de Atención a Víctimas con Discapacidad Intelectual de Aragón (Uavdi), en su mayoría por delitos de índole sexual (42%). En porcentajes, un 67% de las 80 nuevas personas que se pusieron en contacto con este servicio en 2023 eran del sexo femenino, por un 33% restante de hombres, una tendencia que se repite desde hace años y de la que han dado cuenta este jueves en una reunión Uavdi y Atades junto a los responsables de la Delegación del Gobierno en Aragón, donde también se han tratado las líneas actuales y futuras de su trabajo conjunto.

El coordinador del Área de Protección de Atades, Alejandro Aineto, ha detallado que estas labores coordinadas pasan por atender los trámites legales de las personas con discapacidad intelectual que son objeto de agresiones y, en última instancia, incluso los procesos judiciales. “Dependen de una tercera persona por sus limitaciones, ese cuidador o cuidadora que dé la voz de alarma”, ha explicado. En este sentido, ha cifrado en más de 300 los casos atendidos desde 2015, cuando el servicio echó a andar. El año pasado, además, pudieron firmar un convenio con la Dirección de Justicia de la DGA para “normalizar” la figura del psicólogo facilitador, clave en estas situaciones.

En lo que va de 2023, el número de atenciones, de acuerdo a Aineto, no ha presentado grandes cambios respecto a los años anteriores, aunque sí se ha atendido la carga de terapias, con 137 intervenciones psicológicas, lo que a su vez supone cerca del 31% del total.

LA ATENCIÓN EN HUESCA Y TERUEL, UNA TAREA PENDIENTE

Asimismo, el 95% de las personas que denunciaron ante Uavdi residían en la provincia de Zaragoza. Esto hace, como ha señalado Aineto, que una de las tareas pendientes sea lograr una mayor presencia del servicio en Huesca y Teruel. Una extensión en el territorio, ha dicho, pero también de trámites. “Atender a todas las personas con discapacidad intelectual que tienen que pasar por un proceso policial o judicial”, ha añadido.

De las víctimas, y a su vez de quienes sufrieron agresiones sexuales, otro objetivo es determinar el entorno donde se produjeron, ya que la tendencia en estos delitos para quienes no cuentan con una discapacidad intelectual apunta a los domicilios, mientras que los datos de Uavdi no reflejan ese predominio de la violencia intrafamiliar. Antes de la reunión, el delegado del Gobierno en la Comunidad, Fernando Beltrán, ha calificado de “imprescindible” que un psicólogo forense esté presente en este tipo de situaciones.

Por su parte, el presidente de Atades, Antonio Rodríguez Cosme, ha apuntado que el fin último es “poner en condiciones” a estas personas después del episodio traumático “para que puedan desarrollar su vida en un entorno tranquilo”.

En el acto institucional han estado presentes Aineto, Beltrán y Rodríguez, además del subdelegado, Jorge Juan Pastor o la consejera de Bienestar Social y Familia, Carmen Susín. Este encuentro se lleva realizando desde 2016, un año después de la creación de Uavdi, y junta a representantes de todas las instituciones y colegios implicados, como el Gobierno Central, el Justicia, la DGA, responsables municipales y comarcales, del Instituto Aragonés de Servicios Sociales, la Fiscalía Superior de Aragón o los Cuerpos y Fuerzas de Seguridad del Estado, entre otros.