El jardín de invierno con sello aragonés que ilumina la Gran Vía madrileña

Detrás de la gran mayoría de estas instalaciones en Madrid y en Zaragoza está el arquitecto aragonés Sergio Sebastián
photo_camera Detrás de la gran mayoría de estas instalaciones en Madrid y en Zaragoza está el arquitecto aragonés Sergio Sebastián

La Navidad está cada vez más cerca y los operarios ya trabajan sin descanso para llegar a tiempo para el gran alumbrado navideño. Las ciudades de toda España cambian su estética para dar paso a un manto de luces de colores y asombrosas formas que las convierten en un auténtico reclamo turístico para el que existen incluso rutas. Lo cierto es que más allá de simples luces, este decorado tiene un significado detrás y nada es casualidad. Detrás de la gran mayoría de estas instalaciones en Madrid y en Zaragoza está el arquitecto aragonés Sergio Sebastián, que este año ha tenido una de las tareas más importantes hasta el momento: iluminar la Gran Vía madrileña.

El arquitecto aragonés Sergio Sebastián, originario de Calatayud, es la persona que hay detrás del alumbrado navideño este año en la Gran Vía madrileña. Llevan desde 2004 trabajando en iluminación artística y ornamental en espacios públicos. Su primera instalación en la capital llegó precisamente ese año con un proyecto denominado “Confeti” en la plaza de Chueca y que fue fruto de un concurso que convocó el colegio de arquitectos y el Ayuntamiento de Madrid con el objetivo de transformar Madrid en un destino de interés turístico navideño.

El arquitecto aragonés Sergio Sebastián, originario de Calatayud, es la persona que hay detrás del alumbrado navideño este año en la Gran Vía madrileña

Desde aquel momento han pasado ya 20 años y Sergio Sebastián ha ido dejando su huella en diferentes ciudades como Madrid, San Sebastián y también en Zaragoza. Este año sin duda han elaborado uno de los proyectos más ambiciosos hasta el momento iluminando la calle más emblemática y representativa de la capital. “Este año hemos propuesto para la Gran Vía de Madrid un jardín de invierno”, explicaba el arquitecto.

La idea que llevaron a cabo fue la de aprovechar la fuente de riqueza de la propia naturaleza que brota en invierno cuando los termómetros se desploman y surgen gran cantidad de plantas, flores y frutos que llenan de vida los momentos más fríos del año.

“La propuesta que hicimos en Madrid fue construir un jardín de invierno para que la vida brote también en la ciudad y aprovechar el repertorio fascinante que la plantas de formación invernal”, continuaba explicando el arquitecto que tuvo que seleccionar una serie de plantas y las empezaron dibujando a mano “confiando en el trabajo artesanal”. Posteriormente esos diseños fueron producidos gracias a las nuevas tecnologías y ahora ya son una realidad que adorna un kilómetro y trescientos metros que tiene la Gran Vía desde la calle Alcalá hasta la plaza de España.

El arquitecto aragonés Sergio Sebastián está detrás de la instalación que ilumina la Gran Vía madrileña

Aunque para los que quieran disfrutar de ellas en su máximo esplendor, todavía hay que esperar hasta el próximo 23 de noviembre (momentos previos al Black Friday), cuando se enciendan oficialmente las luces de Navidad en Madrid y se cree ese gran jardín de colores y formas (toda ellas distintas) con sello aragonés.

LA HUELLA DE SERGIO SEBASTIÁN MUY PRESENTE TAMBIÉN EN ZARAGOZA

El arquitecto bilbilitano va mucho más allá de la capital y sus obras se pueden contemplar también en Zaragoza. Concretamente en la capital aragonesa tiene tres instalaciones y a las tres les tiene Sergio “especial cariño”. Por un lado, el árbol de Navidad de la plaza Paraíso en el que si uno se acerca puede contemplar esos magníficos dibujos que realizaba Santiago Ramón y Cajal. Su segunda gran instalación es nada más y nada menos que las estrellas que iluminan cada Navidad el paseo de Independencia. La instalación lleva por nombre “Estrellas Rotas” y la primera Navidad después del Covid quisieron rendir un homenaje a las víctimas de esta pandemia, concretamente a todos aquellos que en “esa Navidad no pudieron estar con nosotros”, explicaba Sebastián que se refería a este paseo como “un gran salón urbano”

La última instalación de Sergio Sebastián en Zaragoza se llama “Auroras Boreales” y está situada en la plaza de San Felipe y aquí lo que querían era traer a la ciudad uno de los espectáculos lumínicos más espectaculares del mundo que hay en la naturaleza como son las auroras boreales.