Consumo retira 43.000 juguetes en 2023 por diferentes irregularidades

Los incumplimientos se encontraron en la información relativa a las advertencias de seguridad en los juguetes
photo_camera Los incumplimientos se encontraron en la información relativa a las advertencias de seguridad en los juguetes

La inspección de consumo ha realizado en lo que llevamos de año 11.500 actuaciones relacionadas con juguetes, por las que se han retirado más de 43.000 productos. Desde la Dirección General de Protección de Consumidores y Usuario recomiendan comprar en comercios seguros y vigilar cuestiones como que el etiquetado esté en castellano, que los productos tengan marcado CE y el responsable esté identificado.

En lo que va de 2023, en las notificaciones de “juguetes inseguros” dentro de la conocida como red de alerta, un sistema de intercambio de información entre administraciones de consumo, tanto a nivel nacional como a nivel europeo, se ha comprobado que el 18% corresponden con juguetes, si bien debe indicarse que algunos de ellos no llegaron a entrar en el mercado porque fueron rechazadas en la propia aduana.

Paralelamente, dentro del Plan Sectorial de Consumo, se ha llevado a cabo una Campaña de Inspección de juguetes en la que se ha hecho un riguroso control a 30 juguetes: 15 en establecimientos comerciales, 10 en comercio electrónico y 5 tomas de muestras; todos ellos correspondientes a las categorías de juguetes de actividad y juguetes para menores de 36 meses, según reparto consensuado entre Comunidades Autónomas. Dentro de la actividad de control sistemático de mercado, se han tomado otras 13 muestras adicionales de juguetes

Los incumplimientos se encontraron en la información relativa a las advertencias de seguridad en los juguetes, que deben estar siempre en castellano, precedidas de la palabra “advertencia” y en lugar visible y legible. En el comercio físico el cumplimiento era del 91%, pero en el comercio electrónico del 63%.

Para el director general de Protección de consumidores y Usuarios, Antonio Villacampa, “todas las actuaciones en materia de consumo bien sean de oficio, a través de la red de alerta o por campañas de inspección, generan en un primer momento la inmovilización de estos productos inseguros, posteriormente pueden finalizar en la destrucción, devolución a origen o corrección de las deficiencias con retorno al mercado”.