Canales como los de Venecia en un pequeño pueblo valenciano a menos de tres horas de Zaragoza

A tan solo diez kilómetros del centro de Valencia se encuentra una “pequeña Venecia” con canales, a menos de tres horas desde Zaragoza
Canales Valencia atardecer
photo_camera Gran parte de los zaragozanos eligen como destino de sus vacaciones Valencia y sus alrededores

Gran parte de los zaragozanos eligen como destino de sus vacaciones Valencia y sus alrededores. A tan solo diez kilómetros del centro se encuentra una “pequeña Venecia con canales en los que lo único que falta son las famosas góndolas ofreciendo paseos a los curiosos. Aunque desde Zaragoza haya vuelos directos a Italia, en menos de tres horas en coche se puede visitar esta preciosa localidad valenciana que hace que sus visitantes se transporten a Venecia sin necesidad de coger un avión.

Y es que, ¿quién no ha soñado alguna vez con recorrer Venecia y sus canales? Una ciudad romántica donde las haya, única y muy demandada por los miles y miles de turistas que la visitan cada año. Salvando las distancias, el pueblo de Port Saplaya es conocido como la pequeña Venecia valenciana.

El pueblo de Port Saplaya es conocido como la pequeña Venecia valenciana

En este lugar se respira tranquilidad ya que se encuentra alejado del bullicio de las grandes ciudades. El Puerto de Saplaya es un sitio especial por su forma y por los diferentes canales que lo forman que en cierta medida recuerdan a los de la ciudad italiana. Es toda una combinación entre la arquitectura de las casas que lo rodean llenas de colores junto con los canales del embarcadero que lo convierten en uno de los mayores atractivos de Valencia.

El Puerto de Saplaya es un sitio especial por su forma y por los diferentes canales que lo forman

Esta localidad se encuentra en el término municipal de Alboraya, a solo unos minutos del casco urbano y a únicamente diez kilómetros de la ciudad de Valencia. Además de la zona más “veneciana”, en Port Saplaya las playas se dividen en dos, la del norte y la del sur. Son playas semiurbanas de arena fina y agua bastante tranquila y separadas por el canal en el que se encuentra el pequeño puerto deportivo.

Precisamente en este puerto deportivo, los puestos de amarres se sitúan prácticamente en la puerta de las viviendas, algo que resulta muy peculiar. Durante todo el año aquí tienen lugar actividades con una importante flota de catamaranes y todo tipo de embarcaciones. Junto a las instalaciones, se ubica una escuela de vela ligera que ofrece cursos entre los meses de julio y septiembre.

Durante todo el año tienen lugar actividades con una importante flota de catamaranes y todo tipo de embarcaciones

A lo largo del paseo de la playa hay gran variedad de restaurantes y un amplia oferta gastronómica y si se accede al interior, se inicia un recorrido por los diferentes canales hasta llegar a la zona norte, que suele ser la más tranquila.

Cuenta con unos 1.800 habitantes pero cada año recibe la visita de miles de curiosos turistas que llegan hasta aquí atraídos no solo por los canales, sino también porque se trata de un sitio que no está muy masificado como otras playas en Alicante o Castellón y las playas de esta localidad tienen una extensión de unos 600 metros, el acceso es muy sencillo y para los viajeros zaragozanos, el estacionamiento del coche es una tarea sencilla de la que no hay que preocuparse en caso de visitar Port Saplaya.