Aragón aplicará el copago hospitalario a final de mes

Las Comunidades tienen que aplicar el copago hospitalario durante este mes de enero, algo que en Aragón se hará a finales. Ahora un grupo de trabajo está estudiando caso a caso y paciente por paciente para buscar fórmulas de abono. Cada medicamento costará un máximo de 4,20 euros y el Salud asumirá el coste de quien no pueda pagarlo.

Zaragoza.- Aragón aplicará a finales de este mes el copago de farmacia hospitalaria de medicamentos para los enfermos crónicos, una medida que tiene que implantarse en todas las comunidades a lo largo del mes de enero.

Fuentes del Departamento de Sanidad han explicado a ARAGÓN PRESS que ahora un grupo de trabajo está estudiando de manera individualizada cada caso y cada paciente y buscando fórmulas para poder abonar la cantidad.

Este nuevo copago entró en vigor el 1 de octubre, pero el Ministerio de Sanidad dio un plazo de adaptación. Ya desde el inicio, el consejero de Sanidad, Ricardo Oliván, afirmó que el Gobierno de Aragón acata “totalmente” la norma, aunque se mostró dispuesto a buscar medidas compensatorias para que “perjudique lo menor posible a los ciudadanos”.

Así, cada paciente tendrá que abonar por cada medicamento 4,20 euros como máximo y el Salud asumirá el coste de quien no pueda afrontarlo, han recordado las mismas fuentes.

El Departamento calcula que hay unos 1.200 pacientes crónicos a los que les afectará esta medida.

Los 157 fármacos contemplados en el decreto afectan diversas marcas, es decir, a 36 principios activos y a 28 en Aragón, según los datos de Consumo, y son los que hasta hace pocos años se dispensaban en farmacia con aportación de usuario.

Los medicamentos afectados son para determinados tipos de cáncer, algunos tratamientos de artritis reumatoide, hepatitis C, algunos tratamientos antiinfecciosos, tratamiento de algunos tipos de soriasis, tratamiento de la secreción inadecuada de hormona antidiurética, prevención de fracturas por metástasis óseas y algunos tratamiento de esclerosis múltiples.

Los que no están afectados son todos aquéllos que se administran a pacientes ingresados y los que se administran en el hospital. Tampoco los fármacos contra el Sida, ni la práctica totalidad de medicamentos contra la esclerosis múltiple ni los tratamientos de déficit de crecimiento ni los antihemofílicos.