S.D. Huesca

El Huesca tiene motivos para la esperanza

El cuadro aragonés ha sumado casi la mitad de puntos desde la llegada de Antonio Hidalgo
sd-huesca9
photo_camera El conjunto azulgrana no pierde desde hace casi mes. Foto: La Liga

Desde que Antonio Hidalgo se hizo cargo del banquillo en la jornada once, la S.D. Huesca ha sumado 21 puntos de 48 posibles, lo que le impulsó para tomar un poco de aire y salir de los puestos de descenso en más de una ocasión. Revivió a un equipo sin identidad y ha implantado la competitividad en sus jugadores.  Aún queda mejora, pero el conjunto oscense está dando pasos firmes hacia la permanencia.

Los números motivan a creer en salvar la categoría. Todo comenzó un 15 de octubre en Ipurúa donde el técnico catalán dirigía por primera vez a una plantilla sucumbida en la zona roja de la tabla. Enfrente, un todopoderoso Eibar que acumulaba cuatro victorias consecutivas. Ahí, el Huesca de Hidalgo empezó a salir a relucir, sumando un punto de oro.

Fue un buen comienzo, pero, tras el tropiezo en Elche, el cuadro altoaragonés enlazó hasta cuatro jornadas sin conocer la derrota, con victorias sustanciales ante el Amorebieta o Real Zaragoza, que le hizo aproximarse a la esperanza.

Desde entonces, surgieron de nuevo un vaivén de emociones, resurgiendo los fantasmas del pasado tras caer contra Valladolid y en Andorra sucesivamente. Entre medias, una clasificación a dieciseisavos de final de Copa del Rey, arrojaba un argumento extra de que también se podía vencer en Liga. El año se cerró con la balanza a favor después de alzarse con dos triunfos y una derrota.

SOLO UNA DERROTA EN CINCO PARTIDOS

El 2024 se inauguró con el encuentro copero ante el Rayo Vallecano en el que el resultado era lo de menos y lo más significativo fue recuperar las buenas sensaciones de cara al transcendental segundo tramo de temporada. 

Antonio Hidalgo sabía de la importancia de sacar adelante la cuesta de enero y trasladó a sus jugadores su mentalidad positiva, que estos plasmaron a la perfección en el terreno de juego, compitiendo cada partido hasta el final. 

Con un balance de tres empates, una victoria y otra derrota, la S.D. Huesca ha conseguido salir de ahí abajo y demostrar tener motivos para revertir la situación. Ahora, desde una posición medianamente tranquila, pero sin margen de error al encontrarse con la misma puntuación que el Alcorcón que abre el descenso, tocará poner más de tierra de por medio al descenso frente a otro rival directo como el Amorebieta, colista de Segunda División.