El Alcoraz reconecta con su Huesca

El Huesca no saldó su deuda a con El Alcoraz a través de una victoria, pero sí dio un paso interesante
Javi Martínez se abraza tras el Huesca - Espanyol
photo_camera El Huesca dio el primer paso para reconciliarse con su afición. Foto: LaLiga

El Huesca no saldó su deuda a con El Alcoraz a través de una victoria, pero sí dio un paso interesante. Contra el Espanyol puso la primera piedra, y la afición volvió a conectar con su equipo. La grada se llenó – también con ayuda perica – y valoró mucho un esfuerzo mayúsculo de sus jugadores. No se ganó, pero sí se logró unir a los futbolistas con su gente por primera vez esta temporada y descubrieron el camino. Lo hacen, además, justo antes del duelo en La Romareda, siempre señalado en rojo en el calendario para los altoaragoneses.

Tan cierto es que se siguió resistiendo la victoria en El Alcoraz como que el empate dejó sabor a victoria. El Huesca hizo frente a un tanto del Espanyol, se sobrepuso y logró el empate. Las tablas, incluso, se le quedaron algo cortas, porque siempre buscaron el gol de la victoria. La tuvo el propio Vilarrasa, pero no logró atinar para, además de brindar el empate, otorgar una victoria.

En cualquier caso, El Alcoraz se volcó, los jugadores brindaron trabajo incansable y un fútbol muy digno ante el equipo llamado a liderar la categoría. Con eso se quedó el míster, Antonio Hidalgo, que calificó de “lástima” no brindar el ansiado triunfo. “Hemos hecho méritos más que suficientes ante un equipo muy poderoso y que nos ha puesto las cosas muy difíciles. Hasta el penalti no había pasado prácticamente nada. A partir de ahí todo se ha empezado a volver un poco loco, hemos estado achuchando para poder hacer el gol y hemos tenido alguna situación para poder hacer el segundo”, resumió al terminar el partido.

“El carácter de la plantilla y ese punto de querer ganar hasta el último segundo” es lo que más le gusto. A la par que “ver a la afición empujando”, sabiendo que ese plus ha llevado a pelear hasta el final. “Es el camino para seguir creciendo y creyendo. Hay que hacer creer a los jugadores que tenemos una idea y que se vean capaces de competir contra cualquiera. Vienen partidos muy difíciles y ya tenemos que preparar el siguiente”, declaró el técnico. Ese es el que tienen fijado contra el Real Zaragoza.

LA POLÉMICA Y LA ROMAREDA

El entrenador del Huesca tampoco pasó de largo la polémica del penalti cometido por Blasco que transformó Puado. “Es interpretación del árbitro. Él ve una mano despegada que ocupa un espacio no natural y él entiende que eso es lo que dice la regla. Entiende que es penalti, pero voy a la acción anterior, a lo que sucede anteriormente para que Jeremy tenga la mano separada”, explicó. Es decir, al empujón previo que le hizo tambalearse antes de que el balón pegase en su mano.

En cualquier caso, el vestuario se quedó “con sensación de rabia” por no ganar. Hidalgo quiere que este sea el camino a seguir, desde la actitud de sus jugadores hasta la de la afición. En principio, deberá confirmar sensaciones en La Romareda, escenario de lo más exigente con un Real Zaragoza obligado a ganar. El choque apunta a ser de trenes.