El San Juan de Dios estrena un exoesqueleto de rodilla "pionero": "Es una ilusión grande"

375 pacientes con daño cerebral podrían verse beneficiados de esta tecnología 

Avelina Martín, paciente del Hospital San Juan de Dios de Zaragoza, sufrió daños en la mitad de su cuerpo por un ictus el pasado 18 de enero. El 1 de febrero, entró en la unidad de Neurorehabilitación del centro. “Es una ilusión grande”, asegura emocionada en la mañana de la puesta de largo del exoesqueleto de rodilla para adultos que han sufrido un daño cerebral. Se beneficiarán 375 pacientes, de acuerdo a las previsiones del hospital, en una sección que da servicio a cerca de 500. En el gimnasio, camina de la mano de una enfermera. A pocos metros, otra mujer ya lo lleva puesto mientras hace ejercicios de movilidad en una cinta.

La doctora Ana Coarasa, coordinadora de la unidad, explica que una mayor supervivencia a los daños cerebrales implica intensificar los esfuerzos en la rehabilitación, el camino de regreso a la normalidad. En este proceso, perder la capacidad muscular, y más concretamente la de caminar, es un problema habitual. Así las cosas, estos dispositivos acompañan al paciente y le permiten “volver a andar desde el principio”. En lenguaje médico, “lograr de nuevo la independencia funcional”.

Si bien estos tratamientos no son sencillos y requieren de atención especializada, una ventaja que supone el exoesqueleto es la reducción de los plazos hasta la mitad. Eso sí, cada caso es un mundo. Desde el Gobierno de Aragón, lo miran con buenos ojos e incluso se plantean su despliegue en la red de hospitales aragoneses de cara a las enfermedades raras o los trastornos neuronales. Así lo ha asegurado este martes el consejero de Sanidad, José Luis Bancalero, sobre una iniciativa “pionera” y “fundamental para la capacidad de crecimiento del San Juan de Dios”.

El centro ya estrenó en 2021 un exoesqueleto para la mano, también con el objetivo de recuperar las funciones y capacidades de los enfermos. Tanto esa iniciativa como la nueva han contado con aportaciones del sector sanitario aragonés. Un ejemplo es la empresa AMC, que ha costeado buena parte de los 70.000 euros del aparato para la rodilla, diseñado por Marsi Bionics. Por parte de esta última compañía, su especialista de producto, Fernando Aneiros, ha destacado su “versatilidad”. Marsi ya puso en marcha el dispositivo Atlas para Atades, en este caso, para niños con parálisis cerebral.