Más de 4.000 personas esperan una operación en Aragón, casi 7.000 menos que en el pico de la pandemia

Se trata del décimo mes consecutivo de descenso | Foto: Laura Trives
photo_camera Se trata del décimo mes consecutivo de descenso | Foto: Laura Trives

La lista de espera quirúrgica ha cerrado el mes de junio en Aragón con 4.139 pacientes con demoras superiores a 180 días. Son 469 menos que el anterior, lo que supone el décimo consecutivo de descenso, y 6.855 menos que en el pico de la pandemia, en agosto de 2020, hace casi tres años.

En lo que va de 2023, según los datos de Sanidad, se han producido 36.445 salidas por intervención. En 2019, el año previo a la pandemia, se dieron 30.945 a estas alturas, casi 6.000 menos (5.950). La meta sigue siendo alcanzar el próximo mes de diciembre una disminución del 85% respecto al punto de mayor presión, y “ya se ha conseguido cumplir en un 73,36%”. Por especialidades, el 73,2% de pacientes con demora estructural de más de 180 días se concentra en Traumatología, Neurocirugía, Oftalmología y Cirugía General y del Aparato Digestivo. El 25,6% del total se corresponde con procesos que no requieren hospitalización.

El número de salidas de las listas está siendo superior al número de entradas en el Registro de Demanda Quirúrgica (un balance positivo de 2.579 hasta junio), dato clave para consolidar una evolución positiva.

HOSPITALES

Respecto a agosto de 2020, el hospital Obispo Polanco de Teruel ha pasado de 313 pacientes a 26 (un 91,7% menos) y la demora es de 65 días. El de Alcañiz, tiene 53 repartidos entre Oftalmología y Traumatología, con 77 días, mientras que el Ernest Lluch cuenta con trece, “estando derivados o programados casi todos” y con 53 días de demora media.

En Huesca, el San Jorge ha pasado de 360 a 62 (82,8% menos), siendo casi todos los procesos de varices y con casi todos derivados o programados a centros concertados. La demora media es de 58 días. Por su parte, el de Barbastro ha pasado de 301 a 18 y las esperas rondan los 67 días. Igualmente, Sanidad destaca el caso del Royo Villanova, que ha pasado en tres años de tener 732 pacientes a 107, una baja de 625 personas que representa un 85,4%.

En número absolutos, en comparación con el mes de junio de 2022, hay que destacar en la disminución de 2.578 pacientes a 1.409 en Traumatología (1.169 menos), 1.239 a 481 en Cirugía General y del Aparato Digestivo (758 menos) y en Neurocirugía de 870 a 656 (214 menos). Respecto a las medidas aplicadas, se sigue con la programación en actividad vespertina y los sábados por la mañana. Esta actividad es voluntaria y su funcionamiento depende de la disponibilidad de equipos quirúrgicos completos, habiéndose intervenido más de 900 pacientes desde el inicio de esta medida en noviembre de 2022.

Además, se continúa con la colaboración entre los hospitales del Salud y los profesionales para homogeneizar los criterios de gestión de la demanda y la prioridad clínica en los procesos, la prórroga del convenio de colaboración con el Hospital General de la Defensa de Zaragoza y la puesta en marcha en abril de 2023 de otro con la MAZ, que beneficiará a más de 56.000 aragoneses cada año, fundamentalmente en las especialidades de Cirugía Ortopédica y Traumatología, Rehabilitación y Neurocirugía.