La gripe mantiene en tensión a los hospitales aragoneses pese a la bajada de urgencias e ingresos

Los virus respiratorios siguen creciendo pero de forma más contenida
Subida-gripe-hospitales
photo_camera Esta semana no se han detectado brotes. Foto: Andrés García

Como ya adelantó desde Huesca el consejero de Sanidad, José Luis Bancalero, la gripe sigue subiendo pero el incremento de la curva es ya tímido, conforme se acerca a su pico. Este jueves, el Boletín Epidemiológico de Aragón publicado por Salud Pública refleja ese crecimiento contenido en la incidencia de los virus respiratorios. En el caso de la gripe, se situó en la segunda semana de este año en los 334,8 casos por cada 100.000 habitantes, por encima de los 303,5 de la primera. El conjunto de las infecciones respiratorias (IRAs) llega a los 1.368,3, más de 200 puntos sobre los 1.130 con los que arrancó 2024.

Pese a continuar en niveles altos, bajan las urgencias por gripe. La semana pasada se registraron 834, un 7,1% del total, de las que 226 se tradujeron en ingresos. Ambos datos están en valores inferiores a los del anterior Boletín, en el que figuraban 1.130 (un 10%) y 283. Asimismo, Salud Pública ha notificado 102 detecciones de gripe, 101 de tipo A y la restante del B. En lo que va de temporada, van 322 de la categoría no centinela y la semana pasada se identificó una de Virus Respiratorio Sincitial (VRS) entre las 314 muestras analizadas.

Respecto a las infecciones agudas (IRAG), la tasa global fue de 37,5 casos por cada 100.000 habitantes. El grupo de mayores de 79 años fue el de mayor incidencia (255,9), seguido de la franja de 65 a 79 (75,3). Al contrario que la semana pasada, cuando se reportaron ocho brotes en centros sociosanitarios y otro de Covid en una residencia, esta no consta ninguno.

De los hospitales aragoneses, el Miguel Servet y el Royo Villanova continúan como los más afectados esta temporada. En el primero, según han informado desde el sindicato CSIF, había esta mañana hasta 20 pacientes en espera, la denominada saturación. El que más, con 104 horas. El Royo, por su parte, contaba con 25.

Según explicó Bancalero en el comienzo de las obras del centro de salud del Perpetuo Socorro, los más jóvenes son uno de los focos de epidemia. “En niños, estamos en 700 (de incidencia), más del doble de la media, en adolescentes 400. Los mayores de 65 están en 147”, explicó este miércoles.