El brote de gastroenteritis de Tarazona se originó en Soria

Los análisis de la Guardia Civil determinan que el foco se originó fuera de la Comunidad
photo_camera Los análisis de la Guardia Civil determinan que el foco se originó fuera de la Comunidad

Misterio resuelto, o al menos en parte. El Gobierno de Aragón ha confirmado este lunes al mediodía que el foco del brote de gastroenteritis de Tarazona, con casi 500 casos (498), no se encuentra en la Comunidad sino en Castilla y León. Más concretamente en la provincia de Soria, la única por la que pasa el río Queiles. Así lo han determinado los análisis de la Guardia Civil encargados por Salud Pública, después de segmentar los distintos tramos del cauce, de donde obtienen el agua de boca la localidad turiasonense, Los Fayos, Torrellas y Novallas.

Según ha transmitido la DGA, se ha detectado la presencia del protozoo Cryptosporidium antes de entrar en el territorio aragonés. Una de las hipótesis que ha ganado fuerza en las últimas horas es la contaminación de las aguas a partir de la piscifactoría de Vozmediano, en el conocido como Nacedero del Queiles. Se encuentra a unos 16 kilómetros de Tarazona. De momento, el Ayuntamiento, en boca de su propio alcalde, Tono Jaray, ha insistido en “continuar investigando” en lugar de “buscar sospechosos o culpables”.

Igualmente, se ha puesto en aviso a Navarra, ya que el Embalse de la Dehesa se nutre de esta misma agua y abastece a varios pueblos de la zona. Ahora, el brote cobra otra magnitud, y es que esta tarde celebra la primera reunión de coordinación convocada por la Dirección General de Salud Pública del Ministerio de Sanidad.

Son ellos quienes van a coordinar todas las actuaciones, al afectar al territorio de otras comunidades, también con el Ministerio del Interior”, ha explicado la responsable de esta área en la de DGA, Nuria Gayán, quien ha ofrecido más explicaciones dentro del departamento sobre la crisis. De momento, continúan las restricciones de la administración regional expuestas hace ya dos semanas: no usar el agua de boca para beber, ni lavarse los dientes y hervirla al menos durante diez minutos para cocinar.

Este lunes, se han tomado muestras en Torrellas por primera vez, según ha confirmado su alcaldesa. Foto: PSOE Aragón

TORRELLAS Y NOVALLAS PIDEN TRANSPARENCIA

Por su parte, los alcaldes de Torrellas y Novallas han pedido este lunes transparencia al Gobierno de Aragón en la gestión de la crisis. Si la enfermedad “ha venido para quedarse”, inciden en la necesidad de contar con protocolos y un flujo de comunicación más ágil con la administración. “No teníamos ninguna información. En la reunión solo entró el alcalde de Tarazona, da tiempo a pensar si hay algo que ocultar”, ha explicado la primera edil de Torrellas, Pilar Pérez, donde no se habían recogido muestras de agua hasta este lunes, otras de las quejas. “Si tardan quince días, vamos a estar otros tantos con la incertidumbre”, ha añadido.

No tienen claro, ha dicho, cómo gestionar el uso de los depósitos y garantizar las condiciones de salubridad. Sobre el número de afectados en el pueblo, están a la espera de si los casos sospechosos se pueden identificar o no con el protozoo, aunque lamentan la espera. En Novallas, lo están viviendo “con paciencia”. “Tengo conocimiento de tres casos confirmados y seis o siete probables”, ha apuntado su alcalde, Pedro Luis Lapuente.

Hasta Torrellas se ha desplazado también este lunes la portavoz del PSOE, Mayte Pérez, para quien “el Gobierno no puede ir a rebufo de la denuncia”, ya que cree que la actuación de su partido ha agilizado la investigación. Desde las Cortes, su homólogo del PP, Fernando Ledesma, ha pedido no utilizar políticamente “un problema de salud pública”. “Solo ha sido el propio consejero de Sanidad quien ha pedido comparecer a petición propia, se han limitado a azuzar mediante otro tipo de iniciativas pero no han demostrado querer oír explicaciones”, ha declarado.