Consultas de apoyo y menor carga burocrática: Aragón despliega las mejoras en Atención Primaria

En el apartado burocrático, los médicos de Familia ya no serán los únicos que podrán prescribir bajas o justificantes | Foto: Laura Trives
photo_camera En el apartado burocrático, los médicos de Familia ya no serán los únicos que podrán prescribir bajas o justificantes | Foto: Laura Trives

Sanidad se prepara para desplegar a lo largo de Aragón las mejoras acordadas con los sindicatos de Atención Primaria para evitar la huelga. Para ello restan poco menos de 48 horas, a partir del 1 de marzo, y de hecho este martes ya se publicarán en el Boletín Oficial de Aragón las instrucciones a seguir por parte de los centros de salud de la Comunidad.

Ya se conocían las líneas maestras del texto, consensuado con Cemsatse y Fasamet, que pasaban por ejemplo por limitar los pacientes diarios por facultativo a 35 en Atención Primaria y 28 en Medicina Familiar. Se contemplaban, del mismo modo, mejoras retributivas, descansos tras las guardias y la creación de los “Tutores MIR”, con su correspondiente plus salarial. Por esos puntos ha pasado la rueda de prensa de este lunes, con la presencia del gerente del Salud, José María Arnal, y el responsable de Atención Primaria y Hospitales, Javier Marzo; que se han prestado especial atención a las Agendas de Apoyo y las medidas para reducir los trámites burocráticos.

En primer lugar, estas agendas se contemplan como un instrumento para hacer frente a momentos de presión asistencial en los centros de salud con mayor demanda. Así, se habilitarán en cuanto se supere el tope de 35 o 28 atenciones por sanitario y la demora para pedir cita sea de más de tres citas laborables. Eso sí, no valdrán para cualquier trámite. “Llamas y se hace la misma gestión. Si te interesa que te vea tu profesional, puedes esperar cuatro días. Lo que no podrás decir es que te toca renovar la receta electrónica, eso no va en estas agendas”, ha explicado Javier Marzo.

ENTRE 30 Y 35 CENTROS CON AGENDAS

Esta atención adicional se realizará fuera del horario habitual de los centros. Es decir, de 15.00 a 17.00 horas en los que tengan horario de mañanas y de 11.00 a 13.00 en los de tarde. Los médicos encargados serán voluntarios, percibiendo un complemento económico (77 euros brutos la hora los médicos y entre 35 y 40 los enfermeros), y estarán designados por los coordinadores de Atención Primaria de cada sector. Si bien no existe como tal un listado de cuántos centros se beneficiarán de la medida, se estima que, de entrada, serán entre 30 y 35, aunque el número de agendas aumentará o disminuirá según la situación.

Eso sí, ha añadido Marzo, Casablanca, María de Huerva o Valdespartera son algunos puntos conflictivos actualmente, a lo que se podría sumar La Jota, si bien confían en que la apertura del centro de salud del Barrio de Jesús el próximo mes también resuelva esos problemas.

Entre las aplicaciones que la DGA califica de “más inmediatas” se encuentra el impulso de las consultas de alta resolución de enfermería, conocidas como CARE. El año pasado, como ha confirmado el responsable de Atención Primaria y Hospitales, se adquirió el compromiso de desplegar hasta 123 en la Comunidad, una en cada equipo de esta modalidad, de las que ya van 43. Este 1 de marzo, todavía “no estarán todas”, aunque la intención es continuar implantando las 80 restantes a lo largo del año.

Marzo y Arnal han valorado positivamente el acuerdo

LA ATENCIÓN PRIMARIA NO SE ENCARGARÁ EXCLUSIVAMENTE DE LAS BAJAS Y RECETAS

A partir del 1 de marzo, se pone fin también a la obligatoriedad de que los médicos de Familia sean los únicos en poder prescribir recetas o emitir partes de baja, así como justificantes. Es una de las medidas para liberar de burocracia a la Atención Primaria, un bloque del acuerdo que aborda, entre otras, cuestiones ligadas a las bajas por embarazo, la “interconsulta” con los hospitales o el transporte sanitario.

Las primeras impresiones tras el acuerdo son positivas. Así lo han trasladado Javier Marzo y José María Arnal, que lo ve “parecido” al de otras Comunidades Autónomas. “Con la pandemia, ha habido un incremento en la Atención Primaria y ha hecho que exista cierta sobrecarga. La Primaria vuelve a estar otra vez en su lugar”, ha resumido Arnal.

Por su parte, Marzo se ha referido a la “sensación de falta de accesibilidad” como uno de los objetivos a tratar. “Insisto, en un gran porcentaje es sensación. Si fuera real, estaría muy preocupado. Vamos a intentar que con estas medidas se corresponda con la realidad, ya no hay miedo a que las agendas sean transparentes”, ha valorado.