Torrecilla y Sanllehí mantienen una confianza "total" en Carcedo

Carcedo entrena en La Romareda
photo_camera El Real Zaragoza necesita volver con tres puntos más en su casillero. Foto: Laura Trives

Nuevo examen decisivo a todo o nada de Juan Carlos Carcedo con el Real Zaragoza y nueva ocasión para salir de un agua que ya está al cuello. Los maños se miden al Racing de Santander, y llegan con el míster en entredicho por las sensaciones que transmiten. Sin embargo, hay calma en la dirección deportiva y en la general, encabezada respectivamente por Torrecilla y Sanllehí, como ha asegurado el técnico. “Ha sido una semana normal y la confianza de ellos es total”, ha declarado

Entre ellos hablan “permanentemente” y esta vez “no ha sido una semana diferente”, sino que están con confianza y en comunicación “casi todos los días”. Come con Torrecilla y tiene buena relación con Sanllehí, por lo que hablan “de todos los temas”. Por lo tanto, respaldado por los máximos responsables de la parcela deportiva, encara el choque ante el Racing con unos jugadores “motivados”.

Sin embargo, La Romareda rompió con el míster, algo que Carcedo entiende, al igual que “la decepción que tenía el domingo”. Ellos eran “los primeros” que querían tres puntos más, pero ahora se centran en “el trabajo diario, la metodología; estar fuertes y convencidos”. Es vital que los jugadores crean en ellos y “están en esa senda”. Hasta ahora, según asegura, han tenido opciones de conseguir la victoria y eso “te cambia la perspectiva, la confianza y el ambiente”.

Como profesional, Carcedo tiene que centrarse “en el día a día”, independientemente de su cuestionamiento. Intentan hacer su trabajo “lo mejor posible” y que los jugadores “estén convencidos”. “Que nos crean, sigan nuestra forma de trabajar”, ha analizado. Han hecho varias charlas, tanto individuales como generales, saben que necesitan “una regularidad”. En este examen para el Real Zaragoza, quieren empezar a lograrla.

CAMBIOS OBLIGADOS

Cuestionado por los cambios en el once, Carcedo ha sido claro. “Tenemos que hacer, primero porque la gente trabaja bien cada semana”, ha asegurado. El equipo necesita que la gente esté “físicamente bien”. Al final “es normal que haya algunos cambios para buscar las mejores soluciones y que la gente salga fresca y mentalizada de hacer un buen partido”. Aquí surge el nombre propio de Pape Gueye, al que ha afirmado que tendrán la posibilidad “de verlo con más minutos”. La idea es que vaya dando rendimiento.

Uno de los diagnósticos del entrenador es que falta “un poco más de pausa” cuando se ponen por delante. Hay que saber “gobernar y llevar de lado a lado” el partido, así como “tener más posesión y pausa, que en los últimos partidos ha faltado”. Aun así, cuentan con un “pensamiento positivo” para lograr puntos.

Carcedo ve “cosas buenas” en el Real Zaragoza, pero “hay que hacer goles”. En eso trabajan, y lo cierto es que tiene que ser ya. Las urgencias han entrado en la afición y el míster tiene que recomponerse cuanto antes. La primera oportunidad para hacerlo la tiene este mismo miércoles.

Más en REAL ZARAGOZA