Escribá dirige con normalidad el entrenamiento del Real Zaragoza

El Real Zaragoza ha regresado al trabajo tras el batacazo en Copa del Rey
photo_camera Fran Escribá estuvo arropado por sus ayudantes en la sesión de entrenamiento de este miércoles

Aún sin digerir la dolorosa eliminación de Copa del Rey ante el Atzeneta, el Real Zaragoza ha regresado esta mañana al trabajo con todas las miradas puestas en Fran Escribá. A pesar de la crisis de resultados y de la imagen tan pésima que está mostrando el equipo, el técnico valenciano ha comenzado al frente del entrenamiento aparentemente tranquilo y charlando con su cuerpo técnico. No hay tiempo para lamentaciones, solo para trabajar. El conjunto blanquillo ya prepara su puesta a punto para el derbi aragonés de este sábado que será decisivo para resolver el futuro del banquillo maño.

Con incertidumbre y una superficial normalidad ha comenzado la sesión de trabajo de este miércoles en la Ciudad Deportiva. Escribá ha dirigido el habitual entrenamiento de recuperación pospartido tras la dura noche que vivieron con la derrota en Onteniente y el posterior viaje después de largas horas de carretera entre un clima tenso. Los titulares de la cita copera han trabajado en el gimnasio mientras que el resto de jugadores, con la incorporación de Fran Gámez, se han ejercitado sobre el césped de cara al importante y decisivo partido contra la Sociedad Deportiva Huesca.

Por muy difícil que parezca, el Real Zaragoza intentará revertir la situación este sábado ante un Huesca que llega en una buena dinámica. Sin duda, el señalado será Fran Escribá que depende de un hilo su continuidad al mando del cuadro zaragozano. A pesar de la insólita situación, se ha mostrado sereno, ya que, por el momento, los dirigentes cuentan con él hasta el encuentro contra los altoaragoneses.

Los próximos días no van a ser fáciles para el club blanquillo y, mucho menos, para la plantilla, que intentará abstraerse de la grave crisis deportiva por la que están pasando y tendrá que ofrecer su mejor versión para afrontar lo que será una final para su entrenador.

AMBIENTE DE GALA Y CRISPACIÓN

La Copa del Rey ya es pasado. La Liga está en el ojo del huracán y este fin de semana regresa a una Romareda a rebosar para vivir el duelo regional ante la S.D. Huesca. La victoria es el único camino para frenar la caída libre en la clasificación de un equipo que solo ha sumado siete puntos de 30 posibles y ha conseguido un triunfo en diez jornadas. El enfado de todos los zaragocistas es entendible, aunque también buscarán aupar a los suyos para acabar de una vez por todas con esta pesadilla.