Competición mantiene la amarilla a Edgar Badía

El portero del Real Zaragoza vio la tarjeta por perder tiempo y no por saltar ante un adversario, como dice el acta, pero no lo consideran acreditado.
Edgar Badía vio cartulina por perder tiempo en el minuto 71 del Huesca - Real Zaragoza. Foto: LaLiga Hypermotion.
photo_camera Edgar Badía vio cartulina por perder tiempo en el minuto 71 del Huesca - Real Zaragoza. Foto: LaLiga Hypermotion.

El Comité de Competición mantiene la tarjeta amarilla a Edgar Badía, portero del Real Zaragoza, a pesar de que no concuerda el acta con la realidad. Según la redacción posterior, se debió a saltar delante de un adversario que se disponía a efectuar una puesta en juego. Sin embargo, fue evidente que la amonestación respondía a pérdida de tiempo. En cualquier caso, no ha quedado sin efecto. 

Es más, Competición culpa al propio Real Zaragoza de no aportar las pruebas necesarias. “Las imágenes aportadas, de muy breve duración y que reflejan sólo un ángulo de la jugada, no permiten apreciar de forma inequívoca que no exista la acción descrita en el acta”, señalan en la resolución.

Así que, a su juicio, no se pueden tomar medidas. “No pudiendo este órgano disciplinario sustituir el criterio del colegiado en la apreciación de si concurre o no una acción punible, por el criterio sin duda muy respetable del club alegante ni por el que pudiera tener el propio Comité”, continúan.

En definitiva: “Por ello procede desestimar las alegaciones formuladas”, culminan la resolución de las alegaciones. El Real Zaragoza, ahora, deberá analizar se vuelve a recurrir la amonestación del arquero elevando el recurso. En cualquier caso, no es condicionante de cara al próximo partido frente al Leganés.

Esto provoca que el Real Zaragoza apueste por recurrir a Apelación. Serán ellos quienes decidan si queda sin efecto la amonestación del colegiado. 

LA JUGADA

Corría el minuto 71 de juego, con 1-2 en el marcador favorable al Real Zaragoza frente al Huesca, cuando Edgar Badía fue amonestado por perder tiempo. No se produjo, evidentemente, ningún salto del portero delante de un adversario que se disponía a sacar. Ahora bien, el catalán se queda con la amarilla que Ávalos Barrera le enseñó por este motivo y no el que aparece en el acta.

Por otra parte, en principio, no reviste ningún tipo de gravedad. El arquero ha visto su segunda cartulina esta temporada y apenas hay por delante seis partidos de competición, lo que lleva a pensar que es asunto intrascendente. Lo lógico es que el meta catalán sea titular del cuadro aragonés de aquí a final de temporada.