Así deja el duelo aragonés al Real Zaragoza y a la S.D. Huesca

La Sociedad Deportiva Huesca se llevó el duelo aragonés en La Romareda frente al Real Zaragoza por 0-2
Enrich y Pulido se abrazan tras el Real Zaragoza - Huesca
photo_camera El Real Zaragoza se ha alejado de la promoción y el Huesca se mantiene en descenso. Foto: S.D. Huesca

La Sociedad Deportiva Huesca se llevó el duelo aragonés en La Romareda frente al Real Zaragoza por 0-2, pero mantiene a ambos en situaciones distintas. Los maños quedan en este momento en tierra de nadie, a cinco puntos del playoff y seis por encima del descenso. A siete queda el ascenso directo y a trece el liderato. El Huesca, cuyo objetivo es la permanencia, se mantiene en zona de puestos a Primera RFEF y a uno del Andorra, 18 clasificado.

Para el Real Zaragoza fue un auténtico desastre ese duelo, y más en un tiempo – de sábado a sábado – que se ha saldado todo con derrota. Elche, Atzeneta y ahora Huesca han abierto una herida en el cuadro aragonés que se ha trasladado a la grada. Prueba de ello fueron los giros hacia el palco y los cánticos contra jugadores que, en el Fondo Norte, también se elevó a la directiva. Hay tiempo para revertir la situación pero, ahora mismo, los de Fran Escribá se encuentran en mitad de tabla.

Del 15 de 15 se ha pasado al 7 de 33. Peor incluso que los resultados – y ya es decir – son las sensaciones. El Real Zaragoza debe recuperarse de forma inmediata, porque ahora mismo transmite ser un cuadro hundido. Tiempo hay para todo, pero no conviene olvidar que, al finalizar la jornada 16, el conjunto maño se encuentra casi tan cerca de los puestos de descenso como de la sexta plaza. Cinco puntos hacia arriba y seis hacia abajo.

Por su parte, el Huesca, más allá de ganar en La Romareda, poco tiene que celebrar. Ha sumado ocho puntos de los últimos doce, pero sigue en posiciones de descenso, el 19 exactamente. A un solo punto queda el Andorra, con 17 por los 16 que ostenta el equipo altoaragonés, y necesita seguir sumando para evitar la quema. No va a ser fácil alcanzar los 50 puntos para una escuadra que ha empezado con mal pie y que, a pesar de su buena dinámica, ha ganado tres partidos de los 16 disputados.

El objetivo del Huesca no es otro que 50 puntos. Y el del Real Zaragoza habrá que verlo, porque la plantilla estaba llamada a ubicarse en las alturas. Es algo que logró las primeras jornadas, pero inevitablemente, las dudas han brotado a causa de una situación que necesita revertirse. En principio hay tiempo para que ambos alcancen sus respectivas metas y solo sería cuestión de aprovecharlo.