El Proyecto de Ley de apoyo a las Familias supera su primer trámite con la abstención de Vox

Ahora se abre el periodo de enmiendas hasta su aprobación definitiva en el pleno
photo_camera Ahora se abre el periodo de enmiendas hasta su aprobación definitiva en el pleno

Con 63 votos a favor y tres abstenciones, las del grupo parlamentario Vox, el Proyecto de Ley de apoyo a las Familias de Aragón ha superado el debate a la totalidad en las Cortes. Este proyecto legislativo busca actualizar la ley de 2014, “adaptándola a las necesidades actuales”, con la proliferación de nuevos modelos de familia y hacer frente a retos de la Comunidad como la baja natalidad, el envejecimiento, la despoblación o la conciliación, entre otros.

La familia, ha asegurado la consejera de Ciudadanía y Derechos Sociales, María Victoria Broto, es un órgano “cambiante”, de ahí esa necesidad de reformar el texto para dar respuesta a estas nuevas cuestiones. En su comparecencia, la responsable del área ha detallado que se estructura en cuatro capítulos. Estos son dotar de una mayor protección a los órganos familiares, fomentar la conciliación y la corresponsabilidad de cuidados, medidas materiales, fiscales y económicas y, por último, reconocer la diversidad, la autonomía y el respeto. Concretando en el contexto aragonés, ha añadido, el medio rural y sus familias contarán con un trato “de especial consideración”.

LOS GRUPOS SE EMPLAZAN A LAS ENMIENDAS

El Proyecto de Ley ha superado su primer escollo sin votos en contra. No obstante, esta teórica unanimidad que reflejan los números no ha estado refrendada por el debate. Todos los grupos han coincidido en la necesidad de presentar enmiendas y en concreto el Partido Popular se ha mostrado especialmente reticente con su contenido y la tardanza hasta que ha llegado a las Cortes. La cronología legislativa, ha recordado la portavoz Marian Orós, se remonta al año 2014. Entonces se aprobó la ley que hoy se pretende actualizar. Tras esto, ha continuado, “a finales de 2018 anunciaron a bombo y platillo que iban a plantear una nueva y no se tramitó”. “Han pasado tres años más, dejando 2020”, ha protestado.

Y ahora, los populares creen que la ley es “decepcionante, incompleta y descompensada”. La principal crítica, de acuerdo a Orós, es que se dedique “un capítulo entero” a las nuevas familias y “apenas unas líneas para todo lo demás”, ya que valoran que todas “tienen que tener el mismo peso”. Pese a esto, el PP “tenderá la mano” al Ejecutivo, aunque esperan que no “apliquen el rodillo” y la aprueben sin el consenso de los grupos. “Sería absolutamente decepcionante”, ha aseverado.

VOX, ÚNICA ABSTENCIÓN

En la misma línea se ha movido Vox, la única abstención con sus tres diputados. Proteger a las familias, ha afirmado Marta Fernández, coincide con los intereses de su partido, pero han lamentado que “se haya ido de las manos el trufado de la ideología de género”. Como su homóloga popular, Fernández ha criticado que la maquinaria legislativa se active ahora, “en la fase final de la legislatura”.

Por parte de Izquierda Unida, Álvaro Sanz ha celebrado que la ley haya llegado hasta la Aljafería después de tanto tiempo, aunque su intervención no ha estado exenta de críticas. Sus quejas se han referido a “no contemplar un incremento del gasto” ni ampliar “herramientas como la ayuda al domicilio”. Asimismo, cree que hay “pocas líneas que reconozcan la diversidad y pluralidad”, como se pretende, y que “la mejor política para garantizar una vida digna es la cobertura de los servicios y la garantía de ingresos”.

También fuera de los socios de Gobierno, Ciudadanos ha mostrado su preocupación a Broto por “olvidarse” de las familias de clase media. Esos trabajadores, ha señalado Loreto Camañes, en ocasiones superan el umbral de las ayudas por unos pocos euros y también necesitan estar contempladas.

Las tres patas restantes del cuatripartito han celebrado superar el debate a la totalidad. Las tres formaciones “coinciden en el planteamiento” pero son conscientes de que la norma es “susceptible de mejora”. Sus aportaciones se han centrado en abogar por reconocer los nuevos modelos de familia, el nuevo “horizonte” que pretende poner sobre la mesa esta ley.

Pasado el debate a la totalidad, se abre el plazo de presentación de enmiendas. De este modo, las distintas propuestas de los partidos servirán para moldear el proyecto legislativo, que apunta a ser uno de los más destacados de lo que resta de legislatura, antes de su aprobación en el pleno y entrada en vigor.