Las cesiones a Vox y el papel de Aragón-Teruel Existe centran el debate de los Presupuestos

El Gobierno de PP y Vox aprueba este viernes las cuentas de 2024. Foto: Cortes de Aragón
photo_camera El Gobierno de PP y Vox aprueba este viernes las cuentas de 2024. Foto: Cortes de Aragón

Las Cortes de Aragón debaten desde la media mañana de este viernes la Ley de Presupuestos para 2024. No habrá sorpresas, ya que Partido Popular y Vox han conseguido aglutinar hasta 39 votos, sumando a Aragón-Teruel Existe y el PAR, de modo que el foco está puesto en las aportaciones de los grupos políticos. Con un debate menos bronco que las últimas jornadas, o al menos en estos primeros compases, la oposición se ha centrado en el papel bisagra de los otros dos partidos al margen de la coalición, y en especial al dirigido por Tomás Guitarte, a quien Podemos ha llegado a tildar de “pagafantas”. Del otro lado, Vox le ha dado la “bienvenida a la normalidad democrática” porque consideran que les ha quitado las líneas rojas.

El portavoz de CHA, José Luis Soro, ha sido el encargado de abrir este apartado criticando la desaparición de las partidas destinadas a promover las lenguas propias de la Comunidad o el hecho de “empeorar” unas cuentas que ya consideraban “malas de inicio”. Caneto, la Memoria Democrática o “la obsesión de Vox con la Agenda 2030 y los sindicatos” han centrado sus palabras, mientras que Álvaro Sanz (Izquierda Unida) ha recogido su testigo continuando por las “privatizaciones”, el “clientelismo” o la supresión de los fondos para la Cooperación, y más concretamente aquellos para la Federación Aragonesa de Solidaridad. En Podemos, Andoni Corrales ha lamentado que del “mayor techo de gasto de la historia” haya salido el Presupuesto “más carca” hasta la fecha.

En calidad de principal partido de la oposición, el PSOE tampoco se ha quedado corto en el debate general. Su portavoz de Hacienda, Óscar Galeano, cree que este Gobierno no soportará el paso de los años y sus intenciones se quedarán en “papel mojado”. “Meten un hachazo sin paliativos a los más vulnerables”, ha valorado, a modo de resumen sobre la derogación de la Ley de Memoria Democrática, lo que consideran un menor apoyo a las víctimas de violencia machista y las bajadas de impuestos, con la previsión de quitar todavía más peso a Donaciones y Sucesiones conforme avance la legislatura. Todo ello, asegura Galeano, sumado al hecho de que PP y Vox no han querido sentarse a negociar, pese a las “buenas intenciones” anunciadas por el consejero Roberto Bermúdez de Castro.

GUITARTE SE REAFIRMA EN QUE EL VOTO FAVORABLE ES SOLO PARCIAL

El orden del día ha querido que el turno de palabra de Aragón-Teruel Existe haya sido después del bloque de la izquierda y justo antes del PAR, Vox y el Partido Popular. Casualidad o no, Tomás Guitarte se ha reafirmado en su defensa de un modelo contrario a la política de bloques. Como ya ha insistido previamente en sede parlamentaria, y más a raíz de la tramitación de las enmiendas, apoyan puntos concretos del articulado y han decidido abstenerse en los de Agricultura y Desarrollo Territorial por el “poco diálogo” ofrecido por Vox, que controla dichas carteras.

Si lo que quería el exdiputado en el Congreso era cerrar el tema, no lo ha conseguido. Acto seguido, el portavoz del PAR, Alberto Izquierdo, ha ironizado con el hecho de que, como Pedro Sánchez, también “haya cambiado de opinión”. “Nosotros no hemos escondido nuestras cartas en ningún momento y los Presupuestos se aprueban o no se aprueban, y los vamos a aprobar porque son buenos”, ha recalcado Izquierdo. Desde Vox, Fermín Civiac, aunque ha celebrado la incorporación (parcial o total) de los turolenses a la votación, ha insistido en que las cuentas llevan su sello y el resto de añadidos “no son imprescindibles”. Incluso ha repetido que tuvieron que aumentar en dos millones de euros la propuesta de mejora del nuevo Hospital de Teruel, una de las demandas estrella del Movimiento Ciudadano.

BRONCA ENTRE HERRARTE Y EL PSOE JUSTO ANTES DE LA PAUSA

Las primeras horas antes del receso para el almuerzo han terminado con un episodio tenso. La diputada del PP, Carmen Herrarte, se ha enzarzado con la bancada del PSOE después de asegurar que el 28 de diciembre entregarán la Alcaldía de Pamplona “a los asesinos”, en referencia a Bildu.

El vicepresidente de la Mesa, Ramón Celma, ha intentado poner orden pero sus explicaciones no han convencido a su compañera, la socialista Elisa Sancho, que se ha levantado y ha abandonado el hemiciclo. Bien es cierto que la ausencia ha sido breve, hasta que el propio Celma ha suspendido la sesión instantes después durante una hora, como estaba previsto.