La reforma de la Casa de Aragón en Barcelona comenzará en 2024 con una primera partida de 700.000 euros

El Gobierno de Aragón está a la espera de la licencia de obra municipal para licitar el proyecto de obra
photo_camera El Gobierno de Aragón está a la espera de la licencia de obra municipal para licitar el proyecto de obra

El presidente del Gobierno de Aragón, Jorge Azcón, ha visitado este martes el Centro Aragonés de Barcelona-Casa de Aragón, donde ha conocido, de mano de su junta directiva, las necesidades del edificio, propiedad de la comunidad autónoma. En el presupuesto de 2024 se ha previsto una partida de 700.000 euros que permita iniciar las obras de reparación de las fachadas y las cubiertas, cuyo proyecto básico tendrá un coste total de 1.380.000 euros.

Durante la legislatura pasada comenzó el proyecto para incorporar este edificio histórico al patrimonio aragonés, una iniciativa que el actual Ejecutivo ha asumido como propia “dada la importancia que tiene para la comunidad aragonesa en el exterior y para las relaciones de Aragón con Cataluña”.

Una vez que la propiedad del inmueble pasó a propiedad de la DGA en una cesión gratuita, se está trabajando en la reforma del exterior y el interior del edificio para poder darle los usos adecuados. "Queremos que Aragón tenga un centro de referencia en Cataluña para potenciar la relación entre dos comunidades hermanas que son parte fundamental de la historia de España", ha indicado Azcón ante los medios.

El Gobierno de Aragón está a la espera de la licencia de obra municipal para licitar el proyecto de obra y que la reforma exterior del edificio pueda ser una realidad en 2025. A esa actuación deberá seguir la reforma del interior, que se estima que tendrá un coste, a falta del proyecto definitivo, de unos dos millones de euros.

Jorge Azcón ha explicado que el deseo del Gobierno de Aragón es "conseguir, de la mano de la asociación del Centro Aragonés, una reforma modélica desde el punto de vista patrimonial, pero también desde la utilidad que le consigamos proporcionar a los usos del centro".

"Pretendemos que sea tanto un emblema de la participación de los aragoneses y sus descendientes en la vida cultural y social de Barcelona como un punto para potenciar la relación entre Cataluña y Aragón, dos comunidades hermanas, parte fundamental de la historia de España".

El presidente del Centro Aragonés de Barcelona, Jesús Félez, ha explicado que su proyecto consiste en "abrir el centro a Aragón" y "defender la identidad de la cultura aragonesa, de su folklore, literatura, cine y lengua". "Queremos que sea una casa abierta a las empresas, diputaciones y comarcas de Aragón", ha concluido.