Cristina Sobrino, número dos de Ciudadanos - Tú Aragón para el Ayuntamiento de Zaragoza

Pérez Calvo y Sobrino
photo_camera El candidato de Cs ha destacado el compromiso de Cristina Sobrino con Zaragoza

El candidato de Ciudadanos a la Alcaldía de Zaragoza, Daniel Pérez Calvo, ha presentado a Cristina Sobrino como número dos de la lista de coalición entre Cs y Tú Aragón. Allí, Pérez Calvo ha asegurado que la ciudad “no se vende” y que los liberales no permitirán que los intereses de los zaragozanos “sean usados por PP o PSOE como peaje para llegar al Pignatelli pactando con Teruel Existe”. “Vamos a poner a Zaragoza en valor, porque esta ciudad no tiene precio”, ha recalcado.

El candidato de Cs ha destacado el compromiso de Cristina Sobrino con Zaragoza. “Tiene una gran sensibilidad hacia las artes y la música que va más allá y le permite conectar con la gente”, ha señalado Pérez Calvo. También ha aseverado que Cristina Sobrino “es una persona muy implicada con la ciudad, muy cercana a sus barrios y que vive los problemas de la gente porque no es una profesional de la política”. “Cristina no es un fichaje, es militante de Cs, porque nosotros tenemos talento y no tenemos necesidad de buscarlo en otros partidos”, ha añadido.

Por su parte, Cristina Sobrino ha aceptado este reto “con mucha ilusión y responsabilidad”. “A través de la gestión cultural he conocido a la gente, me he involucrado con la ciudad con conciertos benéficos, actos con jóvenes, en premios…”, ha asegurado la número dos de la lista de Cs, quien ha explicado que aportará toda su experiencia a este proyecto.

Además, Pérez Calvo ha cargado contra Azcón y Lambán. “Ni un solo espacio lúdico, como guarderías, y ni un solo proyecto urbanístico, de movilidad o de zonas verdes saldrá de Zaragoza a otros destinos como moneda de cambio para que Azcón o Lambán lleguen al Gobierno de Aragón con el apoyo de Tomás Guitarte”, ha comentado, quien ha subrayado que Zaragoza “no se vende”. “Este será nuestro principal caballo de batalla cuando tengamos que sentarnos a negociar un gobierno de la ciudad; nuestras únicas líneas rojas son Zaragoza y los zaragozanos”.