El tabaco empeora los síntomas de alergia

Dejar de fumar "evitaría el desarrollo y frecuencia" de muchas enfermedades alérgicas como el asma y la rinitis
polen
photo_camera El tabaquismo empeora los síntomas de alergia

El tabaquismo empeora los síntomas de alergia, por lo que dejar de fumar "evitaría el desarrollo y frecuencia" de muchas enfermedades alérgicas como el asma y la rinitis. 

Esta primavera se estima que, debido a las altas temperaturas registradas en este primer semestre del año y la gran cantidad de precipitaciones que ha habido, el polen se mantendrá más tiempo en el ambiente, lo que puede afectar especialmente a las personas alérgicas y provocar que los síntomas de la alergia sean más persistentes, según la Sociedad Española de Alergología e Inmunología Clínica (Seaic).

Según la sociedad científica, esta situación será especialmente difícil para los fumadores, ya que el tabaquismo agrava los síntomas alérgicos en las personas que sufren algún tipo de alergia, lo que provoca una peor calidad de vida en comparación con las personas alérgicas no fumadoras. Además, el tabaquismo disminuye la eficacia del tratamiento del asma, y los niños expuestos al humo de tabaco presentan con más frecuencia alergia y asma clínico.

DEJAR DE FUMAR

Por ello, los expertos afirman que dejar de fumar "evitaría el desarrollo y frecuencia" de muchas enfermedades alérgicas, como el asma y la rinitis. Además, se ha demostrado que las personas que padecen esta patología presentan síntomas clínicos más graves si están expuestas al humo del tabaco.

Dejar de fumar sería importante para cuidar la salud respiratoria de los pacientes. “La temporada de alergias puede ser una oportunidad para dejar de fumar. La existencia de medicamentos para cesar el consumo de tabaco en un periodo corto de tiempo y el tratamiento por parte de un profesional sanitario, son clave para un futuro libre de humo", ha explicado Ángela Crespo, directora general del laboratorio farmacéutico Aflofarm.

En las próximas décadas se prevé que más de un tercio de la población mundial pueda presentar alergias respiratorias, según estima la Organización Mundial de la Salud (OMS). Por otra parte, una de cada cinco personas en el mundo consume tabaco y que, según las previsiones de la Organización, Europa tendrá en 2030 la tasa más elevada de consumo de tabaco, con una prevalencia ligeramente superior al 23 %.