Sánchez y Feijóo se advierten mutuamente del castigo de sus votantes tradicionales por los pactos

Pedro Sánchez y Núñez Feijóo
photo_camera Un momento del cara a cara entre los dos candidatos

El presidente del Gobierno, Pedro Sánchez, y el líder del Partido Popular, Alberto Núñez Feijóo, aventuraron este lunes por la noche que su adversario será castigado en las urnas en las elecciones generales del 23 de julio por los pactos establecidos en el caso del primero con Bildu y ERC, y del segundo con Vox.

Aunque en los bloques anteriores del debate en Atresmedia ya se echaron en cara los acuerdos, el presidente del Gobierno volvió a equiparar al PP y Vox en el dedicado específicamente a los pactos para lograr la gobernabilidad. Según el análisis del jefe del Ejecutivo, PP y Vox “demuestran que son lo mismo” al hablar de “esto del sanchismo”.

“Yo no soy el señor Abascal. Yo me llamo Núñez Feijóo”, replicó el jefe de la oposición, que llamó a Sánchez a olvidarse de Vox, de Bildu, de sus socios y pactar que gobierne la lista más votada en los comicios generales. “Hay algunos socialistas que no le van a votar”, aseveró Feijóo, remitiéndose a que “lo ha dicho mucha gente”.

Entonces, el secretario general del PSOE respondió rápidamente que “hay mucha gente del PP” que no prestará su confianza a Feijóo en los comicios generales porque está “avergonzada” por los pactos con Vox tras las elecciones autonómicas y municipales. “¿Usted cree?”, manifestó entonces el líder del PP.

“No tenga usted ninguna duda de que si consigo los votos necesarios, por supuesto que no va a ser miembro de mi Gobierno”, trasladó Feijóo al ser preguntado por el moderador sobre si podía asegurar que el líder de Vox, Santiago Abascal, no formará parte de su Consejo de Ministros en el caso de que logre el poder tras el 23-J.

Si se impone en las urnas el 23-J, Feijóo explicó que hablará con el PSOE, aunque “a lo mejor” Sánchez “ya no está”, en el caso de no tener una mayoría absoluta. Si los socialistas no quieren hablar, entonces lo hará con Vox y con “cualquier partido constitucionalista”, especificó el líder de la oposición.

Entonces, Sánchez le invitó a hablar con el líder del PSOE en Extremadura, Guillermo Fernández-Vara, quien se impuso en las urnas el 28-M aunque el PP logrará la Presidencia de la Junta tras un pacto con Vox por el que le entrega una consejería. En su caso, Feijóo recriminó a su rival empezar “con la cantinela de Vox”.

MIGUEL ÁNGEL BLANCO

Recordó cómo hoy hace 26 años que secuestraron a Miguel Ángel Blanco y subrayó que él jamás pactará “con el brazo político” de quienes lo ejecutaron y aplaudieron, en alusión a Bildu. Por tanto, Feijóo se defendió de las críticas recibidas por Sánchez a cuenta de los acuerdos con Vox tras el 28-M diciendo al líder del PSOE que “no puede dar ninguna lección”.

Se escuchó a Sánchez decir cómo fue “terrible” el asesinato del concejal del PP en Ermua por la banda terrorista ETA y pasó a cargar contra Feijóo por los acuerdos con Vox refiriéndose a personas incluidas en los Gobiernos regionales y a sus declaraciones polémicas. El líder del PSOE quiso defenderse así de la acusación de que él gobierna con Bildu y retó a su rival a dar nombres de personas de ese partido con “responsabilidad en instituciones” gracias a los socialistas.

Feijóo aludió directamente al coordinador general de EH Bildu, Arnaldo Otegi, y preguntó a Sánchez “qué haría el sanchismo sin Vox”. “Ustedes sí gobiernan con Vox”, insistió el presidente al ser criticado por sus alianzas parlamentarias con los independentistas catalanes y vascos.

“¿Por qué no debate usted conmigo y deja a Abascal fuera?”, inquirió Feijóo, quien planteó en varias ocasiones a su adversario que firmase un documento con el compromiso de “que Vox no esté en ningún Gobierno” facilitando la gobernabilidad a quien gane el 23-J. Es más, el líder de la oposición consideró que Sánchez pactaría hasta con Vox si “le diese la oportunidad”.

El jefe del Ejecutivo respondió en varias ocasiones con el caso de Vara en Extremadura y criticando que Feijóo recurra al “pegamento” de Vox con el propósito de “unir” a España frente al "malvado Sánchez”. “Vox no es un partido constitucionalista”, insistió el presidente, subrayando que el programa de Abascal “atenta” contra varios artículos de la Constitución.

Tras este bloque del debate, fuentes del PSOE deploraron que “los bulos y ‘fake news’ con los que Feijóo ha trufado su campaña electoral y su mandato han vuelto a aparecer” en este ‘cara a cara’ hasta el punto de que el líder del PP “ha abandonado toda senda de moderación para dejarse arrastras por sus socios ultras”.

En cambio, fuentes del PP subrayaron que “Feijóo nunca ha gobernado con Vox, pero Sánchez tendría que tomarse taza y media de Bildu si repitiera como presidente del Gobierno”. Es más, vaticinaron que “el poder” que tuvo Bildu en la política del Gobierno acabará con la salida de Sánchez.