El Parlamento Europeo defiende la implementación de medidas “más estrictas” para “garantizar juguetes seguros” en la UE

Quedarán prohibidas las sustancias “dañinas” para los órganos y todos los juguetes vendidos en la UE tendrán que tener un pasaporte digital de producto
juguetes
photo_camera Los consumidores también tendrán fácil acceso a la información y a las advertencias de seguridad

El Parlamento Europeo ha fijado este miércoles posición sobre la revisión de la legislación europea de seguridad de juguetes con 603 votos a favor, cinco votos en contra y 15 abstenciones. El texto responde a varios retos, principalmente relacionados con los juguetes equipados con tecnología digital y con el aumento de las compras por Internet y convierte la directiva existente en un reglamento de aplicación directa.

Así lo ha anunciado el Europarlamento en un comunicado en el que ha subrayado que la propuesta “refuerza” los requisitos y la prohibición de ciertas sustancias químicas en los juguetes, de modo que la prohibición vigente para las sustancias cancerígenas y mutágenas, así como para las que afectan a la reproducción (CRM, por sus siglas en inglés), se extenderá a otras “especialmente perjudiciales para los menores”, como los disruptores endocrinos y los químicos que afectan al sistema respiratorio.

Además, también quedarán prohibidas las sustancias “dañinas” para órganos “específicos” o que son “persistentes, bioacumulables y tóxicas” y los juguetes tampoco deberán contener ninguna sustancia perfluoroalquilada o polifluoroalquilada (PFASs, por sus siglas en inglés).

A su vez, todos los juguetes vendidos en la UE tendrán que tener un pasaporte digital de producto que sustituye a la declaración de conformidad de la UE, que garantice el cumplimento de las normas de seguridad, lo cual, según el Parlamento Europeo, “mejorará la trazabilidad de los juguetes y hará que la vigilancia del mercado y los controles aduaneros sean más sencillos y eficientes”.

Los consumidores también tendrán “fácil acceso” a la información y las advertencias de seguridad, por ejemplo, a través de un código QR y los eurodiputados instan a la Comisión a que “apoye y guíe” a las pymes fabricantes de juguetes en la realización de evaluaciones de seguridad y a la hora de completar los requisitos de dicho pasaporte.

SEGURIDAD Y PRIVACIDAD

Asimismo, los juguetes con elementos digitales deben cumplir desde su diseño con los estándares de seguridad y privacidad y, en este sentido, los eurodiputados consideran que los juguetes equipados con inteligencia artificial que entran dentro de las nuevas leyes sobre inteligencia artificial “tendrán que cumplir con los requerimientos de seguridad, protección de datos y privacidad”.

Los fabricantes de juguetes conectados digitalmente deben seguir las reglas de ciberseguridad de la UE y considerar, “cuando sea apropiado”, los “riesgos para la salud mental y el desarrollo de los niños que los usen”.

Los juguetes también tienen que cumplir con la recientemente revisada ley de seguridad general de los productos, por ejemplo, en lo relativo a ventas por Internet, informes de accidentes o derechos de los consumidores a recibir información y reparación.

La ponente, Marion Walsmann, del Partido Popular Europeo, ha defendido que los niños “merecen tener juguetes tan seguros como sea posible”, convencida de que, con las nuevas reglas sobre seguridad, Europa les ofrece “justamente eso”.

“Les protegemos frente a riesgos invisibles, como productos químicos peligrosos, y garantizamos que las advertencias sobre restricciones por edad son claramente visibles”, ha insistido, para indicar que el nuevo pasaporte digital “asegurará que los consumidores tienen acceso a la información que necesitan” y, al mismo tiempo, “el secreto comercial queda protegido”, algo que ha juzgado “una señal clara para la competencia justa y que confirma que Europa es un buen lugar para hacer negocios”.

El texto constituye la posición del Parlamento en primera lectura y la tramitación legislativa de la iniciativa continuará con el nuevo Parlamento salido de las elecciones europeas del 6 al 9 de junio.