Nuevos trenes de alta velocidad entre La Rioja y Madrid

La mejora más inmediata será realidad este otoño, cuando empiece a circular el Alvia entre Madrid y Logroño, reforzando con 3.200 plazas semanales la oferta ferroviaria entre ambas capitales
tren
photo_camera El ministro ha anunciado que se reforzarán las conexiones entre Zaragoza y Logroño

El ministro de Transportes y Movilidad Sostenible, Óscar Puente, ha anunciado este viernes que se reforzará la oferta ferroviaria entre La Rioja y Madrid con la llegada de los nuevos trenes de alta velocidad S-107 que está fabricando Talgo.

Los S-107 son un material muy similar a los S-106, que ya están en servicio, porque pueden operar en distintos anchos y alcanzar velocidades de 300 km/h.

El ministro ha señalado que la llegada de este nuevo material rodante el año que viene se traducirá en un incremento de las conexiones ferroviarias de La Rioja gracias a que permitirán liberar material de otras regiones para reforzar otros territorios.

En el marco del objetivo de impulsar la conectividad ferroviaria de La Rioja, el ministro ha anunciado que se reforzarán las conexiones entre Logroño y Zaragoza con la incorporación de los trenes de la seria 490, que actualmente se están remodelando para integrarlos en la flota de Media Distancia. Estos trenes, que antiguamente prestaban el servicio Alaris de Renfe, alcanzan velocidades de 200 km/h y permitirán aumentar las frecuencias con la estación de Delicias, facilitando los transbordos con diferentes destinos.

El ministro ha ratificado su compromiso con el impulso de la conectividad ferroviaria y la movilidad sostenible de La Rioja tras una reunión con el presidente de la comunidad autónoma, Gonzalo Capellán.

ALVIA

La mejora más inmediata será realidad este otoño, cuando empiece a circular el Alvia entre Madrid y Logroño, reforzando con 3.200 plazas semanales la oferta ferroviaria entre ambas capitales.

La incorporación del tren de Renfe S-120.5 a la ruta Madrid-Burgos-Miranda de Ebro-Logroño permite aumentar un 75% la oferta de plazas y potenciar la conectividad regional al generar conexiones directas entre ciudades importantes de Castilla y León, como Segovia, Valladolid y Burgos, con la capital de La Rioja y Haro.

Así, este nuevo servicio contribuye a impulsar la conectividad ferroviaria de la región y complementa la conexión por Calatayud, que cuenta con 4.284 plazas semanales, permitiendo alcanzar las 7.484 plazas a la semana gracias a que el corredor de alta velocidad de Burgos dispone de mayor capacidad.

El Alvia S-120.5 forma parte de los 15 trenes que se están liberando tras la llegada de los primeros trenes de alta velocidad S-106 para mejorar el servicio en varias relaciones. El tren es capaz de circular por vías de distintos anchos (rodadura desplazable), alcanzado velocidades máximas de 250 km/h en líneas de ancho internacional y de 220 km/h en las de ancho ibérico. Así, se extienden las ventajas de la alta velocidad a La Rioja, multiplicando las conexiones y mejorando la fiabilidad.

En línea con el objetivo de mejorar la conectividad ferroviaria de La Rioja y reducir los tiempos de viaje al entorno de las dos horas, el Ministerio sigue impulsando la construcción del Corredor Cantábrico-Mediterráneo, donde todos los tramos entre Zaragoza y Miranda de Ebro están en ejecución, en estudio o en proyecto.

En este punto, tal y como ha anunciado Óscar Puente en sede parlamentaria, el Ministerio ya ha aprobado definitivamente el Estudio Informativo para renovar el tramo ferroviario Castejón-Logroño, lo que implica que Adif va a iniciar los trabajos para licitar la redacción del proyecto constructivo.

Así, está previsto invertir unos 536,2 millones de euros (IVA incluido) en acondicionar la línea ferroviaria actual para que alcance velocidades de hasta 220 km/h, renovando la vía y adaptando la electrificación y sistemas de señalización en tramos rectos, incluso rectificando curvas.

La actuación supondrá una reducción significativa de los tiempos de viaje, pues el trayecto entre Castejón y Logroño, con parada intermedia en Calahorra, pasará, de los 48 minutos actuales a 30 minutos en el futuro. Además, permitirá incrementar los tráficos de mercancías y pasajeros gracias a la mejora de las prestaciones del servicio.

En cuanto al tramo entre Zaragoza y Castejón, ya está el Estudio Informativo en marcha y, cuando se concluya, se licitarán los proyectos. El futuro tramo permitirá reducir en 30 minutos los desplazamientos hacia La Rioja.

PEAJE DE LA AP-68

El ministro confirmó que el peaje de la AP-68 se va a levantar en noviembre de 2026, cuando concluye la concesión, por lo que ya se está trabajando en adaptar la autopista a las futuras condiciones de explotación con la remodelación y ejecución de nuevos enlaces. Así, ya se ha licitado la redacción del proyecto de remodelación del enlace de Calahorra y está previsto licitar, en una segunda fase, la redacción de dos nuevos enlaces: Briones y Aldeanueva de Ebro, facilitando la accesibilidad de la autopista desde el territorio.

Asimismo, se encuentra en redacción un proyecto de conservación para mejorar la intersección del acceso a la AP-68 desde la N-126 en Haro.

Estas actuaciones están contempladas en el estudio previo de tráfico realizado por el Ministerio para analizar la demanda de tráfico tras la supresión del peaje en la AP-68 y plantear las actuaciones necesarias para adaptar la carretera al futuro escenario.

En paralelo, el Ministerio sigue avanzando en la ejecución de las obras para la adecuada conexión de la AP-68 con la N-232 mediante la remodelación y construcción de enlaces. La actuación comprende una longitud de 29,2 km, de los que 24,6 km corresponden al tronco de la actual AP-68 que se libera de peaje y 4,6 km a un tramo de autovía de nueva construcción.

Tras la reunión con el presidente de La Rioja, el ministro visitó las obras de la autovía A-12, que conformará un eje de alta capacidad entre Logroño y Burgos. Actualmente se encuentra en ejecución el tramo 'Santo Domingo de la Calzada-Villamayor del Río' de 14,36 km y un presupuesto de 93,3 millones de euros.